La colección está compuesta por 25 piezas textiles, representativas de la memoria colectiva actual y que lograron gran esplendor en el siglo XIX. Todas, representan diferentes técnicas estructurales en su confección, destacando principalmente el colorido obtenido a través de un teñido mixto de colorante artificiales y colorantes vegetales. Sus dimensiones, pesos y espesor responden a los cánones tradicionales de confección, explicitadas en investigaciones y en el conocimiento transmitido por las maestras tejedoras.

En este contexto, ésta propuesta de recopilar un conocimiento colectivo, tiene como finalidad demostrar que manteniendo el significado y sentido del textil en la sociedad, puede mantenerse la existencia del Ser Mapuche.

La exposición se encontrará abierta hasta fines de noviembre, y la entrada es liberada.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here