De acuerdo a un informe realizado por la consultora “Marco Marketing Consultants”, Chile es el país con mayor acceso a la tecnología a nivel latinoamericano y Argentina es el que tiene mayores dificultades en el acceso a dispositivos tales como computadores, notebooks, tabletas y smartphones.

El informe relevó los costos de varios dispositivos electrónicos en siete países de América Latina, y después calculó cuántos meses debe ahorrar un trabajador en uno de ellos para poder adquirirlos. Los argentinos se situaron en la peor posición.

Por ejemplo, mientras en Chile -el país más accesible de todos-, Brasil y Colombia hace falta menos de un salario (0,96) para comprar una notebook intermedia, en Argentina se necesitan 2,20 salarios de media.

El estudio indica que la diferencia entre la cantidad de sueldos medios necesarios en Argentina y Chile para comprar una notebook intermedia es del 129 por ciento, pero si se comparan notebooks de gama alta, la brecha se incrementa al 166 por ciento.

“Esto quiere decir que en productos de gama media, Argentina logra una mejor situación comparativa -aunque sigue siendo mala- con el resto de los países en los que sí pueden acceder a productos de muy alta gama”, detalla el informe.

Sin embargo, la brecha más importante se da con los smartphones y las tabletas. En la adquisición de los smartphones liberados de gama alta como el Samsung Galaxy S5, el Nokia Lumia 1020 o el LG Nexus 5, la situación es muy parecida: un ciudadano argentino necesita trabajar más de dos meses para conseguir uno, pero en Chile pueden comprarlo con menos de un sueldo, y hasta con 1,3 salarios en Brasil, Perú y Colombia.

En cuanto a las tabletas, los argentinos tienen que ahorrar casi tres veces lo que ganan al mes para poder adquirir una, un esfuerzo tres veces mayor que para los chilenos y dos veces mayor que para los mexicanos.

UN CAMBIO DE TENDENCIA

“Aunque los argentinos siempre tuvieron la mayor dificultad de acceso, en estos diez años se dieron varios cambios de tendencia. En los primeros años, el problema se centraba en el bajo nivel del salario en dólares, pero ahora es el alto costo en dólares de los productos”, advierte la consultora.

En este sentido, el estudio subraya que en 2009 se aplicó el conocido como ‘impuestazo tecnológico’ a los productos importados, pero “en vez de subir sólo los precios de los importados, esa medida, más la inflación y la devaluación de este año, terminaron generando una suba de precios generalizada y constante en toda la oferta”.

Así, indicaron que “la situación se está agravando” porque en todos los productos analizados “se necesitan hoy más salarios promedio que hace seis meses”, ya que “el ingreso se mantuvo estable, el dólar oficial subió y los precios de los productos aumentaron de manera extraordinaria”.

Por otro lado, Argentina presenta otro problema más: la falta de stock en las principales cadenas. “Esto quiere decir que la tecnología no sólo es menos accesible por precio, sino también por disponibilidad”, explicó la consultora.

EP / Notimerica

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here