(Reuters).- Disparos y explosiones se escucharon este lunes en el centro comercial de Nairobi donde milicianos del grupo somalí al Shabaab, vinculado con al Qaeda, amenazaron con matar a sus rehenes en el tercer día de un sitio donde han muerto al menos 68 personas.

Periodistas de Reuters cerca del complejo Westgate escucharon disparos esporádicos y también fuertes ráfagas de fusil y explosiones amortiguadas en al menos dos ocasiones después del amanecer.

Las tropas kenianas se movían fuera del edificio. Un funcionario de la Cruz Roja de Kenia, Abbas Guled, dijo que se habían producido enfrentamientos en el interior del edificio.

Pero no había señales del destino de las personas que según dijeron las autoridades el domingo eran retenidas por entre 10 y 15 hombres armados -y posiblemente mujeres- dentro de un gran supermercado.

Un portavoz de al Shabaab advirtió de que los islamistas iban a matar a los rehenes si las fuerzas de seguridad kenianas, que están siendo asistidas por expertos occidentales e israelíes, trataban de asaltar su posición.

“Las fuerzas israelíes y kenianas trataron de entrar en Westgate por la fuerza, pero no pudieron”, dijo el jeque Ali Mohamud Rage en una declaración de audio publicado en internet. “Los mujaidines matarán a los rehenes si los enemigos usan la fuerza”, agregó.

Las fuerzas de seguridad aseguraron la mayor parte del complejo el domingo, liberando a muchas personas que se habían escondido aterrorizadas. A pesar de que esperan una solución rápida, el rescate de los cautivos será difícil.

Las historias de los sobrevivientes del asalto al mediodía del sábado por escuadrones de atacantes lanzando granadas y disparando armas automáticas, ha dejado en evidencia que los secuestradores están dispuestos a matar. Incursiones similares en otras partes del mundo también sugieren que podrían estar dispuestos a morir con sus cautivos.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here