Un británico descubrió que las habituales jaquetas, pérdidas de memoria, convulsiones y alteraciones del olfato que sufría se debían a un gusano parásito que tenía en el cerebro desde hace cuatro años.

El hombre, de 50 años, acudió al médico en el año 2008 después de sufrir estos síntomas de forma continuada. Una resonancia magnética reveló una serie de lesiones en el cerebro del paciente, pero los doctores desconocían las causas, según publica ‘The Telegraph’.

Durante los siguientes cuatro años, los especialistas se sorprendieron aún más al descubrir que las lesiones se habían desplazado a través del tejido unos cinco centímetros del hemisferio izquierdo al derecho.

Tras numerosas pruebas y biopsias, los médicos encontraron en 2012 los restos de un gusano de unos 10 centímetros en el celebro del paciente, al que terminaron de eliminar con medicina anti parasítica y por lo que consiguió recuperarse.

Desde 1953, sólo han sido reportados 300 casos de infección por este tipo de gusano, cuyo nombre científico es spirometra erinaceieuropaei. Esta especie provoca la inflamación de los tejidos corporales, causando los síntomas descritos por el paciente.

Se puede contraer la infección al comer crustáceos contaminados, además de carne cruda de reptiles y anfibios.

EP

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here