El 99% de los usuarios que participan en el centro de hombres Región de Los Lagos, ingresan a este programa por la vía judicial, situación que las autoridades pretenden revertir con iniciativas preventivas para disminuir los casos de violencia contra la mujer y, principalmente los femicidios, que este año ha cobrado la vida de dos mujeres en la Provincia de Llanquihue.

En una jornada de reflexión dirigida a autoridades, organizaciones y en general a la sociedad civil, se abordó la visibilización de este centro.

El gobernador Juan Carlos Gallardo señaló que gracias este convenio entre la Gobernación y el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (Sernameg), este lugar busca ayudar a prevenir y a impedir nuevos actos de violencia con la pareja o con futuras relaciones “y -a su vez- intentar cortar esta transmisión de la violencia entre generaciones, evitar que estas conductas sean traspasadas hacia los hijos, por lo que se requiere que entre todos promovamos un cambio cultural en la forma de entender las relaciones afectivas en la pareja y en el rol de padres”.

En tanto, la directora regional del Sernameg, Angélica Palma, aseguró que esta es una línea fundamental de intervención, “porque no solamente se requiere trabajar con las víctimas que quieren atención, reparación y prevención, sino también, directamente con los hombres que ejercen violencia para poder erradicar esa conducta y detener el ejercicio de la violencia”.

Uno de los expositores de esta jornada, Hardy Mansilla, sicólogo del centro de hombres de esta región, confirmó que el ingreso principalmente es vía judicial. “El 99% de las personas que nosotros atendemos vienen por esta vía, algunos a través de consultorios”, asegurando que si bien la posibilidad ingresar puede ser de manera espontánea, esta cifra es menor.
Este centro tiene una cobertura para 80 usuarios y actualmente se está trabajando con dos módulos, con un total de 28 personas. Uno de los requisitos es que sean mayores de 18 años.
El profesional, aclaró que en el proceso de ingreso se hace una intervención individual, con el objeto de evaluar el perfil del usuario y la segunda etapa es una intervención grupal.
Otro de los datos que entregó Mansilla, es que el 90% de los hombres que ejercen violencia, “lo hacen sin tener ninguna patología de índole psicológica o psiquiátrica”.
Por eso, continuó, “la invitación es a todos los hombres a conocer este centro, no necesariamente los que están judicializados, sino a los que están ejerciendo violencia y a todos aquellos que sienten que les cuesta controlarse a visualizar este fenómeno que es transversal y que no tiene relación con un determinado estrato social o perfil, ya que todos nosotros tenemos una carga de este modelo patriarcal”.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here