Jean Flores- Ciencias Políticas y Administrativas de la Universidad de Los Lagos
Jean Flores- Ciencias Políticas y Administrativas de la Universidad de Los Lagos

 

[themepacific_box color=”grey” text_align=”left” width=”100%”]”Es preciso estudiar el poder fuera del modelo del Leviatán, al margen del campo delimitado por la soberanía jurídica y la institución estatal, hay que estudiarlo, en cambio, a partir de las técnicas y tácticas de la dominación”.

Michel Foucault, Genealogía del Racismo [/themepacific_box]

 

El derecho natural regula más del 90 por ciento de las actividades humanas, de este modo, nuestro comportamiento está controlado por el sentido común o la costumbre si se quiere, mientras que las normas jurídicas regulan el restante 10%.

Así, por regla general uno tiende a suponer que si alguien realiza mal su trabajo, en primer lugar intenta remendar el error cometido y en segundo, lisa y llanamente renuncia y deja esa vacante a otro que pueda hacerlo mejor.

Entonces, en cuanto al trabajo de representación que tienen los congresistas en Chile, podríamos señalar que -en teoría- ellos son los empleados y la ciudadanía es el empleador .

 

En la elección senatorial recién pasada, 20 eran los escaños en disputa, 15 los senadores que ansiaron la reelección y 8 los que consiguieron su cometido, incluyendo el caso de Ena von Baer quien se postuló a la elección por la circunscripción senatorial 16, luego de haber sido designada el 2011 en reemplazo de Pablo Longueira .

 

En las líneas que siguen, se analizarán en dos bloques los hechos más destacables en cuanto a los senadores que han permanecido décadas en el congreso, y segunda instancia, los nuevos agentes que se abrieron camino y disputaron lugares, con personajes encomiables de la fauna política, algunos de ellos incluso, en contra de estandartes de sus mismo partidos.

 

De los 8 legisladores reelectos en la cámara alta, es necesario comentar los singulares casos de aquellos que han hecho carrera en el congreso.

Los honorables que han estado desde 1989 sin interrupción son; Jorge Pizarro (PDC), Juan Pablo Letelier (PS) y Víctor Pérez (UDI).

Aquellos que lo han hecho desde 1993 son, Guido Guirardi (PPD), Alejandro García-Huidobro (UDI) y Alejandro Navarro (ex PS, actual MAS).

 

Ahora bien, contemplando los 12 nuevos senadores, es absolutamente pertinente destacar los casos de aquellos que irrumpieron y resquebrajaron las tradiciones electorales en sus respectivas circunscripciones.

Los independientes que pactaron con la Nueva Mayoría y salieron electos por la Región de Antofagasta, Alejandro Guiller y Pedro Araya, impidieron la reelección de Carlos Cantero (RN). Araya fue diputado desde el 2001 por el distrito 4, y Cantero entre diputado y senador estuvo en el congreso 24 años.

Para la región del BíoBio, estas elecciones fueron históricas, pues después de 40 años deja de ser representada por Mariano Ruiz Esquide y Hosain Sabag, sin embargo este último, a sus 76 años peleó una nueva reelección. En sus lugares ingresaron Jacqueline van Rysselberghe (UDI) y Felipe Harboe (PPD). Cabe resaltar que Ruiz Esquide pacta su salida senatorial, a cambio de que su hijo Mariano Jr. sea respaldado en su candidatura de Consejero Regional.

Sobrecogimiento nacional provocó el caso de la Región de Los Lagos, por varias razones;

1° Ninguno de sus senadores en ejercicio resultó electo; ni Carlos Kuschel (RN) por el mismo lugar, ni Camilo Escalona (PS) por la Región del BíoBio (Costa).

2° Rabindranath Quinteros obtuvo la primera mayoría nacional con el 45,47% de los votos y fue el principal responsable de que Escalona abandonara el senado.

3° Con la fuerza de la región sale electo Quinteros, pero también sale electo Iván Moreira (UDI), diputado por 20 años de las comunas del Bosque, La Cisterna y San Ramón.

En la región de Magallanes Carolina Goic (PDC) resultó electa por una amplia mayoría y deja en el camino a Pedro Muñoz (PS), que se desempeñó como congresista desde 1993.

 

En consecuencia, el sistema de partidos políticos junto con el sistema electoral, a través de sus respectivas leyes, es reticente al cambio y a la entrada de nuevas fuerzas, de hecho, tiende a privilegiar que el ejercicio del poder se concentre en muy pocas manos.

Por tanto, la explicación de que el 17 de noviembre pasado, menos del 50% de la población habilitada para votar, no lo haya hecho es que,

a) La ciudadanía no elige a sus candidatos, sino que dirime entre los candidatos que los pactos y fuerzas políticas hegemónicas deciden, y

b) Los candidatos que finalmente ostentan los escaños, se mueven de acuerdo a la voluntad de las cúpulas de sus bloques respectivos y dejan de lado los compromisos adquiridos en sus campañas. Esto explica el descontento generalizado, y rechazo de la población hacia la clase política.

Pueden cambiar los nombres, pero en término generales la entrada de fuerzas políticas que representen intereses regionales, étnicos o sexuales, es inexistente. Esto provocó que la ciudadanía perdiese la confianza en los actores políticos, y ya no sólo perdió el interés en lo que ocurre con las decisiones que se toman en el país, sino que además, la palabra “política” le indigna.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here