(Reuters).- El comandante del Ejército de Siria Libre dijo este martes que sus fuerzas no se unirán a una conferencia de paz que se celebrará en Suiza en enero y que continuarán luchando para derrocar al presidente Bashar al-Asad durante las conversaciones.

La postura del general Salim Idriss subraya el desafío que supone para los mediadores internacionales llevar a las partes enfrentadas en Siria a la mesa de negociación de Ginebra.

El Gobierno de Assad ha dicho que asistirá a las conversaciones de Ginebra, pero que no aceptará precondiciones y que someterá cualquier acuerdo a un referéndum, una votación que a juicio de altos cargos de la oposición estaría arreglada a favor del Gobierno.

La conferencia “Ginebra 2” se celebrará el 22 de enero, dijo el lunes Naciones Unidas, con el objetivo declarado de crear un gobierno de transición acordado por ambos bandos para poner fin a un conflicto de dos años y medio que ha costado más de 100.000 vidas.

“Las condiciones no son las adecuadas para celebrar las conversaciones Ginebra 2 en la fecha propuesta y nosotros, la fuerza militar y revolucionaria, no participaremos en la conferencia”, dijo Idriss al canal de noticias panárabe Al Jazeera.

“No detendremos los combates en absoluto durante la conferencia de Ginebra, y lo que nos preocupa es obtener las armas que necesitan nuestros combatientes”, dijo.

El Ejército de Siria Libre, respaldado por Occidente, es un grupo que aglutina muchas facciones rebeldes, pero fuentes de la oposición y analistas dicen que su influencia ya ha quedado erosionada por grupos islamistas que están forjando alianzas entre las fuerzas rebeldes más poderosas.

La oposición está muy dividida sobre Ginebra 2. La Coalición Nacional Siria, el principal grupo político en el exilio que también está apoyado por Occidente, ha anunciado que se sumará a las conversaciones bajo ciertas condiciones, pese a las fuertes objeciones de combatientes y activistas al interior de Siria.

El martes, el portavoz de la coalición, Jalid Saleh, dijo a Al Jazeera que aún no había una decisión firme sobre acudir a Ginebra, sólo una “disposición a asistir”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here