(EFE).- El escándalo del espionaje masivo por parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EE.UU. en Europa adquirió hoy una nueva dimensión, con cruce de reproches incluido, al aparecer declaraciones que apuntan a la colaboración por parte de los servicios de inteligencia europeos en esos programas.

El cruce de reproches comenzó por la mañana en Washington cuando la vicepresidenta de la Comisión Europea (CE) Viviane Reding criticó abiertamente a EE.UU., al asegurar que “entre amigos no se espía” e instar al Gobierno de Barack Obama a “tomar acciones claras” para reconstruir la confianza bilateral.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here