Un respiro profundo han tenido las salmoneras locales al terminar 2013 con niveles de cáligus (denominados piojos de mar) más bajos que los que se vivieron durante el primer semestre del año.

Según comentan en la industria, el esfuerzo coordinado de las empresas, que siguen implementando medidas preventivas, ha hecho que hacia fines de 2013 se haya terminado con un nivel promedio de tres parásitos por pez, según reveló la firma de origen noruego Cermaq en una reciente presentación, cifra un poco mejor a la de fines de 2012 cuando se tenían una carga de casi cuatro por salmón, en promedio. A su vez, este nivel significa una mejora considerable respecto al promedio de 12 parásitos por pez que se dio en abril pasado, cuando se registró el peak.

Un factor importante que gatilló esta baja fue el Global Salmon Iniciative (GSI) o G-15 salmonero, que es una iniciativa que reúne a los principales productores mundiales de salmón representadas por sus CEO, entre ellos están las firmas chilenas Acuinova, AquaChile, Blumar Seafoods, Camanchaca, Los Fiordos y Multiexport.

El comité de bioseguridad del 
G-15 delineó soluciones para que las empresas enfrenten de forma coordinada y conjunta la problemática del cáligus. Gerardo Balbontín, gerente general de Blumar, indicó que a través de este grupo “se ha podido transferir conocimientos y buenas prácticas de los productores noruegos”.

En tanto, Ricardo García, gerente general de Camanchaca, comentó que “el comité de bioseguridad definió trabajar sobre el cáligus, debido a que éste era el mayor problema común entre los países productores”.

Asimismo, el máximo ejecutivo de Camanchaca detalló que desde marzo de 2013 se está aplicando un plan donde 15 empresas chilenas, a través de Aquabench, implementaron un sistema de coordinación de tratamientos contra el cáligus, uso de nuevas tecnologías y protocolos de aplicación de tratamientos”. García agregó que a diciembre de 2013, “el plan abarcó 226 centros operativos mostrando una disminución significativa en las cargas parasitarias”.

Alfonso Márquez de la Plata, gerente general de AquaChile, acotó que “casi todas las empresas productoras del país estamos trabajando en tratamientos coordinados y rotación de productos”.
Una de las principales prácticas que ha introducido el GSI es la 
coordinación entre las empresas para realizar tratamientos de baños únicos y con los mismos productos.

A nivel de estudios, se están llevando a cabo sondeos de sensibilidad de parásitos frente a las alternativas terapéuticas autorizadas en Chile para el control del cáligus. También se están realizando análisis para determinar la factibilidad de utilizar peces limpiadores como herramienta de control, “que hasta ahora han dado buenos resultados”, agregó García
Otro eje de acción que se ha materializado, ha sido la formación de subcomités para abordar temas como los baños con lona cerrada, mejoras en la dosificación, uso de alternativas terapéuticas y fomento de uso de alternativas no químicas para el control del cáligus.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here