Como un engaño grosero calificó el diputado Fidel Espinoza la entrega de certificados que el Serviu, conducido por Javier Tapia en la administración pasada, habría entregado a comités de vivienda de la comuna de Llanquihue y Pellines, en circunstancias en que los terrenos en cuestión no eran aptos para la construcción de viviendas. Así, añadió el legislador que la situación es de” suma gravedad, toda vez que las reuniones en las cuales se mostraron planos y otro tipo de documentación, se realizaron a sólo semanas de efectuarse las elecciones parlamentarias y presidenciales 2013″, indicó Espinoza a través de un comunicado.

Entre los afectados se encuentra el comité de vivienda Huilli Ruka, cuya presidenta, Any Báez, confirmó que efectivamente se efectuaron asambleas, tanto en su hogar, como en el de la concejala Andrea Tarziján, encuentros en los que se les presentó el plano del terreno en el que se daría hogar a las 90 familias de la entidad. “Nos dijeron que era un terreno de 2 hectáreas y sólo hace unas 3 semanas supimos que era sólo de media hectárea. Me siento engañada ante esta situación. Los socios me dan sus reclamos y yo no sé qué hacer. Estamos de brazos cruzados. Me siento muy engañada”, afirmó.

Tras ello, el parlamentario socialista preparó una reunión entre la ministra de Vivienda, Paulina Saball, y la directiva de dicho comité, cita que se realizó el sábado recién pasado y en el que se le expuso a la autoridad la problemática. “Le conté al diputado lo que estaba pasando. Nuestras esperanzas están puestas en él, pues ha mostrado muy buena voluntad para ayudarnos a corregir esto”, añadió.

Espinoza enfatizó, a su vez, que, como presidente de la Comisión de Vivienda de la Cámara, “que este tipo de actos no sólo son deleznables, sino que desprestigian la política, atentan contra la dignidad de las familias y constituyen un acto grosero e inaceptable que no se puede tolerar”.

Concluyó el parlamentario que en este hecho son muchas las personas que deben responder, entre ellas, el ex director del Serviu, Javier Tapia; una concejal UDI de la comuna de Llanquihue (organizadora de las reuniones); y el entonces candidato y actual parlamentario Felipe de Mussy, quien por esos días igualmente ofreció su ayuda a algunos de los comités.

Conjuntamente, informó que el Serviu ha adoptado la decisión de invalidar dichos certificados, por ser engañosos. En tanto, las actuales autoridades del organismo y la mismísima ministra de Vivienda, en el encuentro del sábado pasado, se comprometieron a la búsqueda urgente de terrenos para los 3 comités (al menos) que fueron involucrados en este anómalo hecho.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here