Weitzler
Guillermo Morales

Las autoridades del Servicio Electoral (Servel) de Chile desistieron finalmente de celebrar la votación de la segunda vuelta presidencial, que se celebra este domingo, en la Villa Santa Lucía, un poblado de la Patagonia arrasado este sábado por un alud.

Cementerio Parque Esperanza

La decisión se adoptó luego de analizar “múltiples” opciones y de que el director del Servel en la región de Los Lagos, René Schmidt, verificara en terreno la imposibilidad de contar con un nuevo local apto para llevar a cabo la votación y de los vocales necesarios para su funcionamiento, dijo el organismo en un comunicado.

Anteriormente, el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, había señalado que el Servel había decidido seguir adelante con el proceso.

La votación en el poblado, situado a unos 1.200 kilómetros al sur de Santiago, en el municipio de Chaitén, debía realizarse en la escuela rural Valle El Frío, que fue una de las construcciones arrasadas por el aluvión y pese a los esfuerzos realizados, no fue posible encontrar un local alternativo, dijo el Servel.

En Villa Santa Lucía se instalaría una mesa receptora de votos, a la que debían concurrir 298 electores, aunque en la primera vuelta electoral, el pasado 19 de noviembre, sólo concurrieron 72.

Durante el aluvión, un carabinero que custodiaba el recinto en el marco del proceso electoral, Víctor Chavarría, de 22 años, fue aparentemente arrastrado por el lodo y se encuentra desaparecido, mientras su compañero, el suboficial Patricio Ferrada, resultó herido y está hospitalizado.

En la decisión de cancelar la votación también se consideraron las circunstancias que afectan a la población local, frente a la cual el Servel manifestó su solidaridad, especialmente con las familias de las víctimas de esta tragedia.

En tanto, la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), redujo a cuatro el número de muertos en la tragedia, luego que no fue posible verificar la existencia real de una quinta víctima mortal.

Las autoridades tampoco han comentado el hallazgo, informado por medios locales, el supuesto hallazgo de un cadáver entre los escombros de la oficina municipal del poblado.

De forma oficial, el organismo identificó a los fallecidos como Claudia Ojeda, de 45 años; Elsa Pinedo, de 63, Guillermo Cerda Bizama, de 18 y Sergio Wolnitsky, de 64, quien vivió muchos años en Francia como exiliado y había regresado a Chile hace algún tiempo.

También se había informado antes de 18 personas desaparecidas, pero ahora se descontó una, correspondiente a un hombre que en realidad había viajado fuera de la región antes del aluvión.

Hasta el momento no se ha podido determinar una cifra de damnificados, pero se indicó ocho personas se encuentran albergadas en la localidad de La Junta y que diez familias fueron evacuadas a zonas seguras.

Las autoridades desplegadas en la zona, entre las que se cuentan los ministros de Defensa y Obras Públicas, y la subsecretaria de Redes Asistenciales, han habilitado tres albergues, uno con capacidad para 100 personas en la localidad de La Junta, en la vecina región de Aysén; otro para 70 personas en Puerto Montt y un tercero para 100 personas en Chaitén.

Además hay 20 viviendas y una escuela destruidas, y otras veinte casas con daños.

Respecto a los heridos, 9 están en el Hospital Regional de Puerto Montt, mientras que otras 3 fueron atendidas en La Junta, aunque cuatro ya fueron dados de alta.

En la tarde del sábado la presidenta Bachelet declaró al pueblo zona de catástrofe, con el fin de agilizar la movilización de recursos de ayuda para los afectados.

El ministro de Obras Publicas Osvaldo Undurraga, dijo desde la zona afectada que se trabaja para recuperar la normalidad en la zona, “llevando agua potable en camiones aljibes e intentando recuperar la conectividad”.

“La gente que estaba en Villa Santa Lucía dijo que fueron momentos aterradores”, comentó Undurraga, que precisó que se trató de “una enorme masa que venía contra ellos”

“Es nuestra prioridad encontrar a los desaparecidos, el daño que provocó el aluvión fue muy grande en lo material y humano. Todos estamos trabajando en conjunto”, concluyó. EFE

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA