Más de 300 líderes mundiales -representantes de los sectores público y privado (Empresas, Gobiernos y ONGs)-, de las áreas de producción de alimentos y salud se reunieron en Washington D.C., Estados Unidos, el 21 y 22 septiembre pasado en la Cumbre “One Health”. El objetivo fue planificar el futuro en torno al tema de la resistencia a los antimicrobianos, y así colaborar en el logro de un suministro sostenible de alimentos para la población mundial.
Esta iniciativa global es organizada por Elanco, una empresa del grupo Eli Lily, y forma parte del compromiso asumido por Jeff Simmons, CEO de Elanco, en junio del 2015, en el foro realizado en la Casa Blanca, sede del gobierno de Estados Unidos, que trató sobre los antibióticos y la creciente preocupación de la sociedad frente a estos fármacos.

La salmonicultura estuvo representada en esta Cumbre a través de la compañía chilena Camanchaca y su CEO, Ricardo García, ex co-chairman del Global Salmon Initiative, quien comentó: “en el desafío de enfrentar una demanda creciente por buena alimentación y ante la cada vez mayor sensibilidad por la salud del planeta, existen lugares comunes entre los productores de proteínas animales del mundo, y esta Cumbre mostró las posibilidades de colaboración pre-competitiva en temas que son relevantes para la sociedad de hoy. Pienso que las empresas privadas han dado un gran paso para dar confianza a los ciudadanos de que somos productores responsables”.

CONCLUSIONES
La reunión terminó con la generación de grupos de trabajo y compromisos de sus miembros en torno a las siguientes 3 áreas centrales, para ayudar a la industria de producción animal en el combate de la resistencia antimicrobiana:

1. Aumentar la supervisión veterinaria: Los veterinarios desempeñan un papel crítico en el mantenimiento de la salud animal y en la toma de las decisiones adecuadas en relación a los tratamientos. Además, los veterinarios son un eslabón fundamental en la prevención de las enfermedades y la propagación de resistencia a los antimicrobianos. Sin embargo, existe una brecha significativa en la disponibilidad y la formación veterinaria en algunos países, e incluso en algunas partes de los Estados Unidos.

2. Mejorar la vigilancia sobre la resistencia antimicrobiana y la generación de Informes: La falta de medidas eficaces a nivel mundial y los procesos de presentación de informes transparentes obstaculizan la capacidad de realizar seguimiento al uso responsable de antibióticos, determinar dónde se producen avances contra la resistencia a los antimicrobianos, y dónde se requiere realizar mejoras.

3. Acelerar la innovación: La innovación es fundamental para enfrentar el desafío de la resistencia antimicrobiana. Los participantes de la reunión cumbre “One Health” reconocieron que existen barreras significativas entre las áreas reguladora, legislativa y de mercado.

 

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here