En la cuarta jornada de juicio oral contra el machi Celestino Córdova -quien se encuentra acusado por los incendios terroristas en el Fundo Santa Isabel y en la casa del matrimonio Luchsinger Mackay quienes perdieron la vida durante el ataque-, prestaron declaración los dos carabineros que lo detuvieron la madrugada del 4 de enero.

Se trata de los cabos Luis López y Alejandro Rivera, quienes revelaron que mientras cumplían medidas de protección en el Fundo Palermo Chico, colindante con el predio de los Luchsinger Mackay, vieron el fuego, escucharon disparos y los quejidos de una persona. Acercándose hacia el sector de un arroyo, encontraron a Celestino Córdova baleado quien, al ser consultado por su identificación, respondió que se encontraba herido en el estómago, que no estaba dispuesto a hablar y que pertenecía a la etnia Mapuche.

Según el relato de los carabineros, Córdova vestía ropa negra, llevaba cubierta su cara con una polera del mismo color y portaba una pequeña linterna amarrada a su cuerpo.

Luego, declaró la otra pareja de Carabineros, los cabos Omar García y Manuel Barros, quienes fueron enviados al lugar para adoptar el procedimiento la madrugada del 4 de enero. En su testimonio, afirmaron que desde su carro policial avistaron a un segundo sujeto, quien vestía ropas similares a las de Córdova y permanecía agazapado. Al intentar detenerlo, el desconocido habría apuntado con una escopeta a los policías, facilitando su huída.

“Durante la jornada de hoy han declarado cuatro efectivos policiales que han dado razón suficiente de las circunstancias de la detención de Celestino Córdova. No olvidemos que fue detenido huyendo desde el predio de la familia Luchsinger Mackay, transitando por un sembradío de papas, herido, con ropas que favorecen la clandestinidad y con su rostro semi cubierto. Además al momento de ser controlado por Carabineros incluso, rehusó reconocer su identidad. Todas estas circunstancias dan cuenta de la participación del acusado en estos hechos”, explicó el Fiscal Regional de La Araucanía, Cristián Paredes.

Según la autoridad regional del Ministerio Público, “Córdova huyó desde el lugar del incendio, la casa con el matrimonio que permanecía aún con vida al interior, hacia otro sector en dirección opuesta al sentido del fuego transitando por el interior del predio de la familia Luchsinger Mackay”, concluyó Paredes.

Segundo bloque

Tras el receso fue el turno de declarar del obrero agrícola H.M.M., quien refirió haber escuchado los quejidos de una persona que huía desde el fundo Granja Lumahue. Es el único testigo que ha solicitado biombo como medida de protección.

Luego declaró el paramédico del SAMU Luis Muñoz, quien brindó las primeras atenciones al acusado en el sitio del suceso. En su relato explicó que ante las preguntas que le hizo para saber qué le había pasado, Celestino Córdova no dijo nada, al levantar su polera vio que tenía una herida bajo la tetilla derecha y otra bajo la axila.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here