(Reuters).- Un fallo judicial ordenó paralizar la tramitación de la hidroeléctrica Cuervo, un proyecto conjunto de la australiana Origin con la minera Glencore Xstrata en el sur del país, por pedido de ambientalistas y ciudadanos que se oponen a la iniciativa.

A inicios de septiembre, autoridades locales aprobaron el permiso ambiental de la central de 733 millones de dólares luego de haber sido postergado por una corte, que pidió a Origin y Glencore Xstrata que consignaran un estudio de suelo.

La central, con capacidad de 640 megavatios, estaría ubicada en el sureña región de Aysén.

La Corte de Apelaciones de Coyhaique admitió el recurso en el que los demandantes acusan que el proyecto amenaza el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación.

No fue posible contactar inmediatamente a alguna de las dos empresas para comentar el caso cuya revisión, según una fuente de la corte, podría demorar entre 2 a 3 meses.

Varios proyectos eléctricos han recibido una fuerte oposición por parte de grupos sociales y ambientalistas en Chile, mientras el Gobierno lucha para responder a las crecientes necesidades energéticas para los próximos años a raíz del buen desempeño de la economía local.

Cóndor y Blanco, las otras centrales del proyecto Energía Austral de Origin y Glencore Xstrata, aún no tienen fecha asignada para presentar el estudio de impacto para consideración de las autoridades.

El proyecto total contempla una capacidad de 1.000 megavatios y una inversión de 3.600 millones de dólares.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here