Ginebra, 23 ene (PL) La conferencia para la búsqueda de la paz en Siria entra hoy en un receso después de una intensa jornada que evidenció negociaciones difíciles, pero también ratificó al diálogo como única alternativa para resolver el conflicto.

Tras su inauguración en la ciudad de Montreux, la reunión proseguirá mañana aquí en el Palacio de las Naciones con la participación del gobierno y la llamada Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (Cnfros) y del mediador de la ONU y la Liga Árabe Lajdar Brahimi.

La víspera 45 delegaciones hicieron uso de la palabra en un encuentro donde se pusieron de manifiesto las posiciones encontradas entre las partes y los intentos de la Cnfros y algunos países del Golfo y de Occidente de desvirtuar los acuerdos adoptados aquí en junio de 2012.

Ese pacto dice claramente que es al pueblo sirio a quien corresponde determinar el futuro del país y que la soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial deben ser respetadas.

También plantea el establecimiento de un órgano de gobierno transitorio donde se incluyan miembros de la actual administración y de la oposición.

Sin embargo, tanto el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, como el jefe de la Cnfros, Ahmad Yarba, aprovecharon el encuentro para pedir la salida del poder del presidente constitucional, Bashar al Assad.

El ministro sirio de Asuntos Exteriores, Walid Muallem, advirtió a Washington y sus aliados que solo al pueblo corresponde elegir las autoridades y demandó respeto para la soberanía nacional.

“Señor Kerry, nadie en el mundo tiene derecho a otorgar o retirar la legitimidad de un presidente, una constitución o una ley, excepto los propios sirios”, dijo.

Muallem insistió en la necesidad de incluir la lucha contra el terrorismo como uno de los temas clave de la conferencia y advirtió que “mientras haya países en este foro que financien a esos grupos, la negociación no tendrá éxito.

En la primera jornada el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió que no debe esperarse un avance instantáneo en las conversaciones.

Mientras, el canciller ruso, Serguei Lavrov, descartó que éstas sean sencillas y rápidas, pero las consideró como una oportunidad histórica.

Por su parte Brahimi anunció la disposición de las partes de hablar sobre un alto al fuego focalizado y la liberación de los prisioneros, lo que en opinión de Rusia y de la ONU son pasos substanciales hacia la creación de un clima favorable para el proceso de paz.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here