Con el propósito de mitigar el riesgo de contagio del virus Hanta, la Corporación Nacional Forestal (CONAF) promueve la instalación de casas anideras de lechuzas blancas y tucúqueres en la región de Valparaíso. Para ello la institución forestal, a través de su departamento de Áreas Silvestres Protegidas (DASP), hizo un llamado a particulares y servicios públicos a consultar sobre el tema y visitar la Reserva Nacional Lago Peñuelas, donde existen 26 refugios para estas aves rapaces que se alimentan de distintos tipos de roedores, entre ellos los de cola larga, portadores de la peligrosa y en algunos casos mortal enfermedad.

Este sistema se implementó en la unidad en el año 2002, tras un convenio de cooperación con el Centro de Estudios Agrícolas (CEA) de Valdivia, y se ha mantenido con éxito hasta la actualidad, siendo reproducido por propietarios de sectores aledaños a la unidad, e incluso logrando el interés de Gendarmería, que proyecta ejecutar un modelo similar en la penitenciaría de Valparaíso, por lo que solicitó datos técnicos al DASP.

Según explicó la jefa de la sección de Conservación de la Diversidad Biológica de CONAF, Javiera Meza, “las lechuzas eligen el lugar donde quieren habitar y luego reproducirse, pero el éxito de este proyecto ha sido básicamente que desde la primera temporada productiva, ya se comenzaron a instalar las aves rapaces y en la actualidad tenemos una producción de 30 polluelos al año. Es decir, 28 lechuzas blancas y dos tucúqueres salen desde la Reserva Nacional Lago Peñuelas a colonizar otros sectores del área comprendida entre Valparaíso y Casablanca, controlando roedores, entre ellos los de cola larga, desde el 2002 a la fecha”.

“A nosotros nos parece positivo que se replique esta idea y se le entreguen espacios para nidificar a las aves rapaces nocturnas, pues son eficientes controladoras de los ratones colilargos e introducidos como el guarén, tanto en las inmediaciones de las casas como en bodegas u otras instalaciones”, agregó Meza.

Por su parte, el administrador (s) de la Reserva Nacional Lago Peñuelas, Jorge Peralta, manifestó que “gracias a los censos y recorridos que realizamos mensualmente en la unidad, hemos podido constatar la efectividad del sistema –original de España-, tanto por la cantidad de polluelos existentes en las casas anideras como por los restos de roedores que dejan”. Acotó que “en la región de Valparaíso, fuimos los primeros en implementar este mecanismo de control biológico”.

Cabe consignar que los funcionarios de todos los parques y reservas nacionales, administrados por CONAF V Región, han sido capacitados por el Ministerio de Salud en la prevención del virus Hanta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here