El fiscal jefe de Parral, Nelson Riquelme, encabezó la audiencia de formalización de cargos por el delito de falsificación de instrumento público, contra Mario Peña y Lillo, el médico forense que realizó la primera autopsia al cuerpo de Hernán Canales, víctima en el caso Larraín, y en la cual se detectaron incongruencias.

El profesional quedó sujeto a la medida cautelar de arraigo nacional durante el curso de la investigación, a la que no se le fijaron plazos.

Canales falleció la madrugada del 18 de septiembre pasado, tras ser arrollado por el vehículo que conducía Martín Larraín.

A solicitud de la familia de la víctima, su cuerpo fue exhumado para la realización de una segunda autopsia instancia en la que se detectaron anomalías que respaldan el presente trámite judicial, y por la cual se ordenó la apertura de una investigación paralela al atropello.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here