(Reuters).- El enviado internacional Lakhdar Brahimi se reunió este martes con funcionarios estadounidenses y rusos para debatir sobre las conversaciones de paz en Siria, pese a las diferencias en torno al futuro del presidente Bashar al-Assad y a si su aliado Irán podrá asistir a la conferencia.

Horas antes, Damasco reiteró que Assad se mantendrá en el poder, lo que pone en duda la transición política, principal meta que se ha propuesto la conferencia “Ginebra 2”.

Brahimi, el enviado a Siria de la ONU y la Liga Arabe, se reunió con la secretaria de Estado adjunta estadounidense Wendy Sherman, el embajador estadounidense en Siria Robert Ford y los viceministros de Relaciones Exteriores rusos Mikhail Bogdanov y Gennady Gatilov en Ginebra.

Luego de este encuentro, la reunión sumaría a funcionarios de la Liga Arabe, de los otros tres miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -Gran Bretaña, Francia y China- y a vecinos de Siria como, Irak, Jordania, el Líbano y Turquía.

Pero Assad no parece dispuesto a asumir compromisos.

“Siria -el Estado, la Nación y el pueblo- prevalecerán y … Assad será el presidente de este país”, dijo el lunes por la noche el ministro de información Omran Zoabi, citado por la agencia de noticias estatal de Siria.

Los esfuerzos internacionales para poner fin al conflicto en Siria, que ha dejado más de 100.000 muertos, expulsado a millones de personas de sus casas y generado más inestabilidad en la región, han fracasado.

“Una cosa es segura, no hay una solución militar para el conflicto en Siria”, dijo el secretario de Estado estadounidense John Kerry el martes en Varsovia, reafirmando que Assad debe dimitir.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here