Tras 10 años de espera los socios del comité habitacional Juan Pablo II de Nueva Braunau, comienzan a materializar el sueño de la casa propia, luego de que este medio día, se realizara la ceremonia de postura de primera piedra de construcción de sus casas.


El acto fue encabezado por el alcalde Álvaro Berger; el seremi de vivienda, Fernando Gunkel; los diputados Fidel Espinoza e Iván Moreira, entre otras autoridades e invitados especiales.

El jefe comunal recordó que a inicios de esta semana, se reunió con los integrantes de ese comité, en compañía del concejal Ariel Guzmán y el director del Serviu, Javier Tapia, para darles a conocer que la resolución del Ministerio de Vivienda, que asigna recursos adicionales para el inicio de las obras era un hecho.

La semana pasada un centenar de vecinos del sector se tomaron la Ruta V-50, que une Nueva Braunau con Puerto Varas, en señal de protesta por la demora en la entrega de se documento por parte del Gobierno.

Sin embargo, hoy era todo alegría en esa localidad puertovarina. Rostros de felicidad, orgullo y satisfacción era la tónica entre las más de 150 personas que llegaron hasta ese lugar, para ser testigos de un momento histórico en sus vidas.

“Realmente muy feliz, se va a cumplir el sueño que estábamos esperando por muchos años. Gracias a todos y a cada uno de los que nos ayudaron a concretar esto. Muchas veces nos cerraban las puertas, sin darnos una respuesta, hoy todo es distinto y lo dejamos en el pasado”, contó Miriam Díaz, presidenta del comité.

El alcalde Berger, agradeció a todos quienes participaron de las gestiones, para que el sueño de la casa propia de estas 125 familias de Nueva Braunau se pudiera concretar.

“Hay que reconocer, agradecer y felicitar, principalmente, el trabajo que han realizado las dirigentas de este comité. Entendemos la molestia que las llevo a tomarse la carretera la semana pasada, sin embargo, hoy gracias a la voluntad de muchos actores se esta concretando este anhelo”, señaló el edil Berger.

La máxima autoridad de la comuna, explicó que los trabajos se iniciaron de inmediato, una vez que fue instalada la primera piedra, “era un requisito fundamental para realizar la ceremonia de instalación de la piedra, de lo contrario el ribete del acto se hubiese transformado en otro”.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here