(Reuters).- La cifra de muertos por un fuerte terremoto en el sudoeste de Pakistán aumentó a 327 este miércoles debido al derrumbe de cientos de casas de adobe sobre sus ocupantes en un área remota cerca de la frontera con Irán, dijeron las autoridades.

El Ejército paquistaní desplegó cientos de soldados para ayudar en el peor sismo en la nación del sur de Asia desde el 2005, cuando unas 75.000 personas murieron en el norte del país.

El terremoto del martes, de magnitud 7,7 en la escala de Richter, sacudió a la provincia escasamente poblada de Baluchistán, que es una zona montañosa y de grandes desiertos propensa a los sismos, y se sintió en todo el sur de Asia.

El sismo destruyó casas y cortó las comunicaciones con el distrito más afectado de Awaran y fue tan poderoso que causó que una pequeña isla emergiera del mar cerca de la costa paquistaní en el Mar Arábigo.

“Doscientos ochenta y cinco cuerpos han sido recuperados hasta el momento en el distrito de Awaran”, dijo a Reuters Abdul Rasheed Gogazai, el vicecomisionado de Awaran, un pueblo de 200.000 habitantes que está en la zona más afectada.

“Y 42 cuerpos fueron hallados en el vecino distrito de Kech”, agregó Gogazai.

El portavoz de la Autoridad Nacional de Manejo de Desastres del Gobierno (ANMD), Kamran Zia, ubicó el miércoles la cifra de muertos en 259.

Los equipos de rescate enfrentaban dificultades para llegar a la zona afectada rápidamente debido a que es sumamente remota.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here