En un nuevo acto de violencia enmarcado en la guerra civil siria que costó la vida a civiles, un atentado con un auto bomba detonado cerca de una mezquita deja hasta ahora al menos 40 muertos, entre ellos siete niños.

El ataque ocurrió en la aldea de Suq Wadi Barada, en los alrededores de la capital, Damasco, de acuerdo a reportes de la organización Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La explosión ocurrió junto a la mezquita Osama bin Zaid, en el momento en que concluía el rezo del viernes, día consagrado a la oración comunitaria en el Islam.

Muchos de los heridos se encuentran en estado grave, por lo que las fuentes no descartaron que el número de fallecimientos se incremente.

La aldea es controlada por rebeldes y en sus inmediaciones están desplegadas las fuerzas gubernamentales, según el OSDH.

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza opositora, responsabilizó del atentado a las fuerzas leales al Presidente sirio, Bashar Al-Assad

La agencia oficial SANA, acusó a grupos terroristas de la cruenta acción.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here