La Zona Franca de Shanghai (ZFS), centro de las reformas económicas en China, la segunda economía del mundo, abrió este domingo como estaba previsto.

La zona, de 29 km2 “comenzó a ser operativa este domingo”, informó la agencia Xinhua. Se trata de un “banco de pruebas para las autoridades chinas, para profundizar las reformas orientadas al mercado y aumentar el vigor económico”, agregó.

La Zona Franca de Shanghai debe medir la capacidad de China para efectuar las reformas estructurales desde hace tiempo prometidos, en momentos en que su crecimiento se desacelera y cuando debe abandonar gradualmente la inversión pública masiva como motor de su economía, en beneficio del consumo privada.

Dentro de las ZFS, China permitirá, en forma experimental, la libre convertibilidad del yuan en las cuentas de capital, así como el comercio transfronterizó en su moneda.

También se va a probar una liberalización de las tasas de interés, de acuerdo con un proyecto oficial del Consejo Empresarial del Estado (gobierno) publicado el viernes, una medida considerada como particularmente importante por los analistas.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here