Una iniciativa que recolecta redes de pesca desechadas en la extensa costa de Chile para convertirlas en skates para adolescentes en Estados Unidos ha captado la atención por su singular diseño al tiempo que contribuye a luchar contra la contaminación. Y es que, pese a ser uno de los países más avanzados de América Latina, la tasa de reciclaje es muy baja en el mayor productor mundial de cobre.

Por eso, Bureo Skateboards espera ayudar a bajar la contaminación del Océano Pacífico, al tiempo que atrae a compradores para sus tablas con forma de pescado. “Amamos surfear y las actividades playeras y es un tema preocupante para nosotros la ontaminación por plástico del océano”, dijo a Reuters la semana pasada el cofundador del proyecto Ben Kneppers, en las oficinas de la incubadora de proyectos StartUp Chile.

Esta semana, países latinoamericanos en una cumbre sobre el clima en Lima pidieron impulsar metas ambientales audaces, aunque luchan por equilibrarlo con sus necesidades de crecimiento que dependen de industrias potencialmente perjudiciales, como la minería.

Start­Up Chile otorga el capital para poner en marcha negocios, siempre y cuando se comprometan a permanecer al menos algún tiempo en el país.

Bureo está en su segunda fase de producción de 5.500 skates y la meta es tener un volumen de ventas de hasta 20.000 unidades por unos 150 dólares cada una en su tercer año.

Las tablas se fabrican en Chile y luego se envían a California para agregar el riel y las ruedas. “Tener un origen en el reciclado ayuda a conectar con los usuarios, pero para empezar tiene que ser una buena patineta”, dijo el co­fundador Kevin Ahearn.

EP Notimerica

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here