Guillermo Morales
Weitzler

La 25º Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático se celebrará en Chile en 2019, según aprobaron el viernes los países de la COP24 que tiene lugar en Katowice (Polonia).

Cementerio Parque Esperanza

La COP25 estaba planeada para efectuarse a fines del próximo año, pero Chile debe organizar en noviembre el Foro de Cooperación Económica de Asia Pacífico APEC-2019, por lo cual, Piñera estimó que la conferencia sobre cambio climático se realizaría en enero de 2020.

Chile reemplazará así a Brasil, que el mes pasado canceló sus planes para albergar esta cita internacional aduciendo problemas financieros y en plena transición con el futuro gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro.

Paralelamente, Costa Rica, que también había mostrado su interés en ser la sede de la COP25 antes de retirar su candidatura y dejar el camino libre a Chile, organizará la pre-Cop, que suele organizarse varias semanas antes.

La ministra chilena de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, se felicitó de esta decisión y de que la conferencia “permanezca en la región”, definiendo la tarea como un “desafío enorme”.

La decisión fue tomada en las últimas horas de la COP24, en la que unos 200 países tratan de definir las reglas para aplicar el Acuerdo de París, destinado a frenar el calentamiento del planeta.

Pero las negociaciones siguen encalladas casi dos semanas después de su inicio, debido principalmente a los diferentes niveles de ambición de los países. Mientras los países en desarrollo exhortan a tomar acciones decisivas que permitan hacer frente a la urgencia climática señalada por los últimos informes científicos, otros, encabezados por Estados Unidos, defienden un acuerdo menos vinculante.

La COP24 también estuvo marcada por la incógnita de la futura política climática de Brasil bajo la presidencia de Bolsonaro, que durante la campaña electoral barajó la posibilidad de seguir los pasos de Donald Trump y retirar al país del Acuerdo de París de 2015.

DEJA UNA RESPUESTA