Para Chile, la doble fecha FIFA de noviembre, la última del año, trajo como cierre a un adversario con cartel. Un escollo intenso, una de las potencias del continente y un verdadero experto en copas América. La Roja cayó por 2-1 ante Uruguay en su último compromiso de la temporada, en un partido intenso y que se definió en balones puntuales a favor del elenco visitante.

Perforar una defensa uruguaya nunca ha sido ni será asunto sencillo; sobre todo si ésta funciona bajo el comando de uno de los zagueros más avezados de Europa (Diego Godín). No fue sorpresa entonces que Chile haya generado poco peligro en los primeros minutos de partido (apenas un tiro libre de Alexis Sáchez y un remate elevado de Arturo Vidal). Sin embargo, a los 27, la “Roja” encontró la llave para desactivar la cerradura celeste: milimétrico centro de Fabián Orellana y cabezazo preciso de Sánchez. Abajo, pegado al palo, alejándose, Muslera vencido. Golazo de Chile para el 1-0.

La apertura de la cuenta le permitió a la escuadra de Jorge Sampaoli manejar con más calma y a su antojo el tempo del encuentro. Uruguay, muy arropado, sólo vio pasar el balón de un rojo a otro, sin visitar la portería de Bravo. ¿Qué tenía que pasar entonces para que Uruguay llegara al empate? Un arma tradicional en el repertorio oriental: el juego aéreo en una pelota detenida…

Al filo del descanso, un centro llovido desde el sector izquierdo encontró la cabeza de Diego Rolán, quien demasiado solo, tuvo el tiempo de dirigir el balón lejos del alcance del “1” de Chile: 1-1.

En la segunda mitad, el peligro rondó el feudo de Muslera a los 57’. Un pelotazo larguísimo de Bravo fue capitalizado por Orellana, quien a punto estuvo de inscribirse con una joya de altos carates, pero su remate de emboquillada dio de lleno en el poste; en la insistencia, Marcelo Díaz desvió desde buena posición.

Uruguay no modificó en nada su libreto en el complemento. Esperar y, de haber un claro, intentar explotar el contragolpe. Un manifiesto de intenciones de Óscar Tabárez fue el ingreso de dos hombres netos de corte, Guzmán Pereira y Mathias Corujo, y la salida del hombre más talentoso del mediocampo, Nicolás Lodeiro.

Chile buscó el desequilibrio incesantemente. Sánchez movedizo, Orellana brioso, Vidal comprometido… Pero Uruguay conoce la obra de memoria y supo cómo clavar la gran estocada: Álvaro González había ingresado hacía apenas unos segundos a la cancha para sustituir a Edinson Cavani y, tras una pelota que quedó botando en el área tras un roce en Rolán, marcó el 2-1 con un remate cruzado inatajable.

Perdió Chile, en un intenso duelo jugado en Macul. Un partido de interesante desarrollo y ante un rival de fuste que resulta valiosísimo en la preparación para la Copa América de 2015.

IMG_1805.JPG

Sampaoli: “no siempre el que juega mejor gana”

Pese a la derrota ante Uruguay, en el camarín chileno existió unanimidad: Chile fue el dominador de las acciones, ante un rival de linaje, y eso es valorable.

El director técnico de la Selección Chilena se dirigió a la prensa tras el partido en Macul y analizó el cotejo: “Hubo un equipo que tuvo una alta superioridad sobre el rival. En el primer tiempo, Chile sometió todo el tiempo a Uruguay y, lamentablemente, no pudimos concretar tanto dominio. En el segundo tiempo, se repitió el desarrollo, pese al golpe anímico del empate de Uruguay… Ellos aprovecharon la que tuvieron. A veces, el que juega mejor no gana”, dijo el DT.

Sampaoli, consciente de que la roja tuvo un rendimiento estelar durante toda la temporada, profundizó en las razones que desencadenaron la primera derrota en suelo nacional, desde que asumiera la banca chilena: “Debemos saber que en el fútbol hay demasiados matices. El rival conoce muy bien el manejo frontal aéreo y la fuerza. Nosotros, a su vez, manejamos el juego durante los 90 minutos. Estamos buscando la salida por abajo, el juego elaborado, convivir mucho tiempo en el lado contrario. Todo eso se dio, pero lamentablemente no se pudo reflejar en un triunfo”.

También, el capitán de la Roja, Claudio Bravo, analizó el compromiso ante la Celeste: “Perder, muchas veces, sirve, porque es una llamada de alerta para lo que tenemos más adelante en la Copa América. Hay que mejorar siempre… Rescato la identidad del equipo, el hecho de jugar en cualquier lugar de igual a igual… Nos queda la satisfacción tremenda por todo lo hecho este año”.

Finalmente, el volante Arturo Vidal dijo que “Estoy triste un poco por el resultado, pero satisfecho por la manera en que se jugó. Jugamos un muy buen partido, pero para ganar torneos tenemos que mejorar. Si uno lo mira fríamente, es muy difícil perder jugando tan bien… Por dos jugadas muy claras perdimos hoy. Pero hay que sacar lo positivo y, ante una selección de primer nivel, jugamos muy bien”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here