Guillermo Morales
Weitzler

Chile anunció hoy la apertura en Tokio de su primera oficina en Asia destinada a atraer inversiones niponas y del resto del continente y apostó asimismo por dar un nuevo al Tratado Transpacífico de Libre Comercio (TPP) junto a Japón.

Cementerio Parque Esperanza

Estos fueron los puntos más destacados de la visita al país asiático de delegación chilena encabezada por el expresidente Eduardo Frei, la responsable de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), Paulina Nazal; y el director de la agencia de promoción de inversiones InvestChile, Carlos Álvarez.

La misión chilena acude a Japón con el objetivo de estrechar los intercambios económicos y comerciales, entre otros lazos, en el marco del 120 aniversario de las relaciones bilaterales que celebran ambos países.

El expresidente chileno y embajador especial para Asia Pacífico destacó en rueda de prensa la “notable presencia” de empresas de la tercera economía mundial en el país latinoamericano, así como las relaciones “muy fluidas” de ambos países en todos los ámbitos.

Para intensificar estos intercambios, Chile contará a partir de ahora con una oficina de promoción de inversiones en Japón, la primera de este tipo en el continente asiático y que servirá de “puente” para las empresas niponas, según dijo el responsable de la agencia InvestChile.

La nueva oficina de esta agencia en Tokio “servirá de puente entre las empresas japonesas y las oportunidades de inversión que hay en Chile”, así como de “plataforma” para otros países del continente asiático, señaló Álvarez.

“Estamos convencidos de que existe potencial para atraer aún más inversión japonesa”, añadió Álvarez, quien mencionó una serie de sectores con “gran margen de crecimiento” y “muy interesantes para las empresas niponas”.

Los sectores señalados por su atractivo para Japón y capacidad de crecimiento son los de tecnologías de la información, el de equipamiento para minería, el agroalimentario -y en particular los productos “gourmet” y los “ingredientes funcionales”-, el de la energía solar y el del turismo “de intereses especiales”.

Chile aspira así a incorporar a su tejido productivo y a sus infraestructuras la avanzada tecnología nipona de maquinaria industrial o robótica, además de ampliar su elenco de exportaciones agroalimentarias y vinícolas, entre otras.

El intercambio comercial entre Chile y Japón llegó a elevarse a 12.043 millones de dólares en 2011, aunque ha caído paulatinamente en los últimos años, hasta situarse en 7.392 millones en 2015.

Las principales exportaciones chilenas a Japón el año pasado incluyeron el cobre, el pescado (trucha y salmón), las partículas de madera, el litio y el molibdeno; mientras que las importaciones niponas constaron sobre todo de automóviles y autopartes, neumáticos y equipamiento de minería y construcción.

Japón es actualmente el cuarto socio comercial de Chile (después de China, Estados Unidos y la Unión Europea) y fue el mayor inversor directo en 2011, 2012 y 2013, contando con un montante acumulado de 10.500 millones de dólares hasta 2015, según el Ministerio nipón de Exteriores.

Con vistas también a mejorar estos intercambios, el expresidente chileno reafirmó la apuesta de este país por sacar adelante el Tratado Transpacífico de Libre Comercio, después de que el pacto quedara en el aire por la retirada de Estados Unidos poco después de la llegada al poder de Donald Trump.

“Estamos muy a favor de este acuerdo porque tenemos tratados comerciales con todos los firmantes”, dijo Frei, quien destacó la necesidad de “actualizar estos pactos” ya firmados por Chile con los otros once signatarios del TPP.

Frei subrayó la voluntad compartida por Chile y Japón para buscar un “pronunciamiento claro” de los países restantes del pacto para sacar adelante el acuerdo sin EE.UU., durante la reunión que los mandatarios de los once países tienen previsto celebrar en Vietnam.

El viaje a Japón de la delegación chilena se extenderá hasta el día 20 y también incluyó un seminario de inversiones con la participación de unos 250 empresarios de ambos países, y la visita a varias empresas japonesas, entre otros actos. EFE

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA