El alto nivel de exigencias internacionales para la exportación de productos de consumo ha significado que las empresas deban contar tanto con equipos de punta para el análisis de las muestras tomadas en cualquier rubro, como las acreditaciones necesarias que validen la eficiencia de sus procesos y certeza en sus resultados.

Por esto, el laboratorio construido en la comuna de Talcahuano por la compañía SGS obtuvo la acreditación del Instituto Nacional de Normalización, INN y la autorización del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), certificaciones que validan el recinto con estándares internacionales.

El laboratorio está orientado al análisis de residuos, contaminantes en alimentos (frutas, hortalizas, leche, tejido animal, productos hidrobiológicos), pesticidas, medicamentos de uso veterinario, adulterantes, insumos para la producción de alimento animal y harina de pescado, entre otros. Aquello permite cubrir las necesidades de la industria hortofrutícola, productores de alimentación animal, industria farmacéuticas, industria pesquera, alimentos procesados, pecuaria, acuícola, entre otras, de la región del Biobío.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here