Guillermo Morales
Cine Hoyts
Weitzler

Carabineros de Chile defendió la legitimidad de la “Operación Huracán”, lanzada el pasado septiembre contra dirigentes mapuches radicales en el sur del país, luego de que la Fiscalía denunciara este jueves una supuesta manipulación de las pruebas en el caso.

Cementerio Parque Esperanza

“Nuestra investigación fue y está amparada en la legislación vigente”, afirmó en una rueda de prensa el general Gonzalo Blu, jefe de la Dirección de Inteligencia de la institución.
La Fiscalía “pone en tela de juicio las decisiones y control jurisdiccional realizados en esa oportunidad”, subrayó el general.

El Gobierno, que ordenó una investigación interna en Carabineros para esclarecer los hechos, consideró a través del ministro del Interior en funciones, Mahmud Aleuy, que de comprobarse la veracidad de las denuncias, “el costo institucional será muy alto” para la policía.

“Frente a los graves y complejos hechos denunciados, el Gobierno no hará juicios apresurados; se deben mantener los canales judiciales que establece la ley y vamos a solicitar el máximo celeridad en el esclarecimiento en estos hechos”, dijo Aleuy a los periodistas.

Agregó que se mantendrá el control policial en la región de la Araucanía y que el Gobierno tomará decisiones conforme avancen las investigaciones.

Junto con denunciar irregularidades, la Fiscalía anunció su decisión de no perseverar en la investigación y pedir el cierre del caso, mientras el fiscal nacional, Jorge Abbott, señaló que de ser cierto lo denunciado se trata de una situación “gravísima”.

La portavoz de la Fiscalía Nacional, Marta Herrera, aclaró que la investigación por la Operación Huracán se podría reabrir con antecedentes “no contaminados”.

Herrera reiteró que el ente persecutor ha cerrado la investigación en virtud de la comunicación procesal que se está realizando, pero insistió en que “es perfectamente posible que se reabra si es que contamos con antecedentes no contaminados”.

En tanto, el futuro ministro del Interior, Andrés Chadwick, designado por el presidente electo Sebastián Piñera, calificó de “gravísimo” lo sucedido.

“Las instituciones persecutoras se persiguen entre ellas y las víctimas quedan abandonadas y los violentistas en total impunidad”, señaló Chadwick en su cuenta de Twitter.

Sostuvo que es “Inaceptable (lo ocurrido). Es urgente esclarecer hechos y responsabilidades. Como dice (el) presidente Piñera llegó la hora de la modernización, exigencias y colaboración”, enfatizó.

La defensa de los mapuches, en tanto, anunció que pedirán el sobreseimiento definitivo de los ocho dirigentes detenidos en septiembre, actualmente en libertad.

Los ocho fueron detenidos de forma simultánea y acusados de actos terroristas como la quema de decenas de camiones.

Entre las pruebas, la policía exhibió conversaciones de Whatsapp en las que se coordinaban para cometer los atentados.

Según la Fiscalía, dichas conversaciones habrían sido “plantadas” en los celulares de los comuneros.

El general Gonzalo Blu, junto con defender la legitimidad de la operación Huracán, anunció la apertura de una investigación interna para esclarecer “con exactitud” las controversias desatadas.

“Me extraña mucho que la determinación de no perseverar haya sido declarada públicamente, luego que un fiscal de La Araucanía presentara una querella por los antecedentes que nosotros pusimos a su disposición”, sostuvo Blu.

Agregó que cuatro meses antes de detener a los comuneros se transmitieron verbalmente a la Fiscalía antecedentes de inteligencia y que “ellos mismos solicitaron a Carabineros la liberación de esa información para los efectos de iniciar la persecución penal”.

En cuanto a los elementos telefónicos incautados a los comuneros, Blu sostuvo que eso se hizo conforme a instrucciones y supervisión de la Fiscalía de Alta Complejidad y de la unidad especializada de lavado de dinero, delitos económicos y crimen organizado de la Fiscalía Nacional.

Insistió además en que las acciones de la Fiscalía “ponen en tela de juicio” las decisiones adoptadas en la operación y que “es preocupante que una investigación de ocho meses se pretenda cerrar con otra de tres semanas, quedando una veintena de diligencias pendientes”.

“Carabineros, al igual que la Fiscalía, tuvo la convicción de que los antecedentes tenidos a la vista fueron lo suficientemente sólidos para solicitar la detención y posterior formalización de los imputados. Nosotros mantenemos inalterables la convicción respecto de la seriedad de los antecedentes que involucran a los imputados”, concluyó.

En tanto, en Temuco, detectives de la Policía de Investigaciones (PDI), junto a un fiscal, allanaron hoy las oficinas de la Unidad de Inteligencia Operativa Especial (UIOE) y del Laboratorio de Criminalística de Carabineros, en el marco de la querella de la Fiscalía por las presuntas manipulaciones de las pruebas en la Operación Huracán.

Según medios locales, cierta tensión enmarcó la diligencia, pues Carabineros situó cerca de los lugares allanados un camión lanza agua, un carro lanza gases y un autobús con personal antimotines.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA