(UPI) — La caja negra revelará si el tren de Nueva York que se descarriló la mañana del domingo, dejando cuatro personas fallecidas, iba demasiado rápido, indicaron las autoridades.

“No sabemos cuál era la velocidad del tren. Lo sabremos de los grabadores del vehículo”, dijo el miembro de la Junta de Seguridad de Transporte Nacional Earl Weener, luego de que el Metro Norte del Tren de los Suburbios se saliera de las vías a las 7:20 de la mañana del domingo, en una de las curvas más fuertes de la línea, en donde el río Hudson se une al río Harlem en el Bronx.

El tren venía de Poughkeepsie, estado de Nueva York, unas 80 millas al norte de su destino, la Grand Central Terminal en Manhattan. Los grabadores de eventos del tren son similares a los que se usan en los aviones.

Los siete vagones de pasajeros del tren se descarrilaron, así como la locomotora de diesel que los empuja desde la parte trasera. La punta del tren frenó justo a la orilla del agua, mientras otros dos vagones de cayeron de lado.

Además de los cuatro fallecidos, el accidente dejó 63 heridos, de los cuales 11 habían sido considerados críticos. La noche del domingo, el alcalde de la ciudad Michael Bloomberg, indicó que la mayoría de los casos delicados iban a recuperarse.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, le dijo a reporteros que el ingeniero del tren, William Rockefeller, hospitalizado por las heridas del accidente, aplicó los frenos al acercarse a la curva, en donde el límite de velocidad baja de 70 a 30 millas por hora, pero no se sabe qué ocurrió después.

“Esa curva ha estado ahí por muchos años. Los trenes la toman todos los días, los 365 días del año, así que no es por el hecho de que haya una curva ahí”, señaló el gobernador.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here