(Reuters).- La inesperada contracción de la manufactura chilena en septiembre, junto a datos de desaceleración del consumo, afianzaron las expectativas de que el Banco Central continuaría con su política de relajamiento monetario en los próximos meses para apuntalar la economía.

El  Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informó este martes que la producción manufacturera cayó un 1 por ciento interanual en el noveno mes del 2013, debido a un negativo desempeño del sector metalúrgico.

Esta cifra contrasta con un sondeo de Reuters, que había estimado una expansión del 1,5 por ciento para la producción manufacturera de septiembre.

La disminución de la manufactura fue más profunda en su variación mensual, al desplomarse un 12,1 por ciento respecto a agosto.

El dato manufacturero de septiembre se conoce semanas después de que el Banco Central decidió este mes, sorpresivamente, recortar la Tasa de Política Monetaria (TPM) en un cuarto de punto porcentual a 4,75 por ciento.

La entidad, que puso fin a 20 meses de un tipo rector estable, argumentó que la demanda final ha reducido su tasa de expansión y diversos indicadores anticipan que ésta continuaría desacelerándose en los siguientes meses.

“Los datos de septiembre dieron una sólida justificación al recorte ‘preventivo’ del 17 de octubre, el que estuvo en contra de las expectativas del mercado”, dijo un informe del banco de inversión Nomura.

Los datos de desaceleración de la economía se conocen además a menos de tres semanas de las elecciones presidenciales en Chile.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here