El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informó que la producción manufacturera cayó un 1,1 por ciento en el undécimo mes, mayor a lo previsto, debido al negativo desempeño de sectores como bebidas, alimentos y fabricación de maquinarias.

También la producción de cobre, del que Chile es el mayor exportador mundial, disminuyó en noviembre un 7,3 por ciento, debido a una baja en el procesamiento de mineral en medio de una caída en el valor internacional del metal.

“Los indicadores sectoriales hacen difícil proyectar algún grado de recuperación importante en la última parte del año, por cuanto se sigue evidenciando un desempeño negativo en algunas ramas de la actividad industrial”, dijo un informe de Corpresearch.

La economía chilena atraviesa por una profunda desaceleración que la llevaría a cerrar el año con una expansión de un 1,7 por ciento, su menor crecimiento en los últimos cinco años afectada por un complejo escenario externo y un enfriamiento de las inversiones y del consumo.

El Gobierno y el Banco Central habían pronosticado un punto de inflexión en la desaceleración económica en los últimos meses de este año, algo que analistas dudan tras los recientes indicadores.

“La actividad interna sigue lejos del ‘punto de inflexión’. Así, estamos en presencia de un crecimiento más bien plano que no muestra un cambio en su tendencia”, dijo un informe del Banco Santander.

Fuente: Reuters.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here