Tras una investigación de más de dos años y un juicio que se extendió en largas jornadas diarias, durante una semana, en que las víctimas relataron las agresiones sufridas y el Ministerio Público abundó en pruebas que probaron los hechos, el Tribunal Oral en lo Penal de Castro condenó a cadena perpetua por delitos de violación con carácter de reiterado en contra de seis niñas de entre 9 y 12 años, integrantes de su mismo círculo familiar.

 

La condena marca un precedente jurídico para este tipo de crímenes contra la infancia en la región, por su drasticidad y por constituir un mensaje claro a la ciudadanía respecto de las sanciones que esperan a quienes agredan sexualmente a niños, niñas o adolescentes, esperando además que la condena tenga un efecto disuasivo sobre el actuar de otros agresores sexuales de la infancia y hoy se puedan encontrar en libertad.

 

La Directora regional del Sename, institución que actuó como querellante en la causa a través de su Programa de Representación jurídica (PRJ), señaló que “como Servicio Nacional de Menores estamos muy satisfechos con esta resolución histórica, en contra de este individuo que abuso de seis niñas menores de edad. Estamos muy conformes, también estamos muy claros que esto no significa que se les va a borrar el daño a las niñas del cual fueron víctimas, sino que esto es una señal clara a todos los individuos que andan en la calle y que hayan cometido algún tipo de delitos en contra de los niños”.

 

El dictamen del tribunal marca un hito a nivel regional y nacional en causas en las que Sename, a través de su PRJ, ha actuado como querellante, pues nunca antes se había logrado una condena de cadena perpetua calificada por este tipo de crímenes, lo que significa que el condenado deberá cumplir en prisión efectiva, sin derecho a beneficios, la totalidad de los años de cárcel.

 

La abogada María Lorena Manríquez, coordinadora regional del programa de Representación Jurídica de Sename, que ejecuta ONG proyecta en la región, señaló que “nos acabamos de enterar del resultado del juicio oral de varios días, donde se logra una condena de cadena perpetua calificada en contra de un sujeto que verdaderamente nos impactó y estamos muy satisfechos por el trabajo desarrollado en favor de los niños, pensemos que los niños son altamente vulnerables y por lo tanto nuestro trabajo se siente gratificado de haber logrado algo en este minuto”.

 

Todas las víctimas de este agresor sexual se encuentran incorporadas a procesos de reparación especializada en programas de Sename en la región de Los Lagos y en algunos casos también en el sistema residencial, donde están siendo contenidas y atendidas por equipos multidisciplinarios que buscan reparar el daño sicológico y emocional que las afecta. Aunque ahora podrán contar con la tranquilidad de que su agresor dejará de ser una amenaza para ellas mientras se encuentre tras las rejas.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here