(Reuters).- Buzos italianos trataban de recuperar este viernes los cadáveres atrapados en una embarcación repleta de inmigrantes que naufragó frente a Sicilia, dejando una cifra estimada de 300 personas muertas, en uno de los peores desastres en la crisis de inmigración en Europa.

Los equipos de rescate han recuperado hasta ahora 111 cadáveres y esperan encontrar más de un centenar en la embarcación, que se hundió el jueves a una profundidad de 40 metros a menos de un kilómetro de la costa de la isla sureña de Lampedusa.

Después de sacar del agua a 155 sobrevivientes el jueves, las agitadas aguas podrían complicar las labores de rescate y no hay esperanzas de hallar con vida a alguno de los aproximadamente 500 pasajeros que iban en el barco.

“Dos botes a motor permanecieron en la zona durante la noche y esta mañana buzos se sumergieron para trabajar, pero nosotros esperamos recuperar más de un centenar de cuerpos desde el bote”, dijo la funcionaria de la guardia costera Floriana Segreto a Reuters.

El desastre ocurrió cuando el combustible del bote se incendió, haciendo que la gente entrara en pánico y se desplazara hacia un lado, escorándose la embarcación y zozobrando. En el barco viajaban mayormente ciudadanos de Eritrea y Somalia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here