Un juez brasileño ha autorizado este miércoles la reanudación de las obras de construcción del techo del Arena de Manaos, cuatro días después de que las obras se detuvieron por la muerte de un trabajador.

 

El obrero Macleudo de Melo Ferreira, de 22 años, murió al caer desde una altura de 35 metros mientras colocaba una membrana protectora en uno de los laterales del Arena de Manaos. Tras el suceso, se suspendieron las obras y se anunció una investigación interna.

 

Las autoridades se han mostrado satisfechas porque la constructora Andrade Gutierrez ha cumplido con todas las exigencias de seguridad y le han entregaron el permiso para reiniciar la construcción del techo de este estadio, que tiene una capacidad de 44.000 espectadores.

 

El recinto tendría que estar concluido para finales de diciembre, pero el plazo se verá ampliado hasta principios de 2014. “Ahora vamos a reprogramar lo que tiene que hacer la constructora y, de esa manera, podremos establecer nuevas fechas de entrega”, ha dicho Miguel Capobiango Neto, el funcionario local que coordina las obras.

 

QUINTA MUERTE

 

De Melo Ferreira es el quinto obrero que muere por las obras del Mundial de fútbol. El pasado mes de noviembre dos trabajadores murieron aplastados por una pieza de metal que se desprendió de una grúa durante la remodelación del estadio Arena de Sao Paulo, donde está previsto que se juegue el partido inaugural.

 

A ello hay que sumar el obrero que falleció el pasado mes de marzo al caerse desde una altura de cinco metros, también en la construcción del Arena de Manaos.

 

La primera víctima mortal a causa de este evento deportivo se produjo en junio de 2012 en Brasilia, cuando un trabajador se cayó desde 30 metros de altura en el estadio nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here