El grupo Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), que hasta este jueves era desconocido para las organizaciones locales y regionales de la comunidad indígena, ha reivindicado tres ataques realizados en los dos últimos años en la zona sur de Argentina y ha declarado la “guerra” a la propia Argentina y a Chile, a través de un comunicado.

En concreto, dicen ser responsables del incendio del refugio Neumeyer, en el valle del Challhuaco, ocurrido hace un mes y que justifican como parte de “una visión estratégica del conflicto”, además de como un mensaje al pueblo mapuches frente a “los enemigos capitalistas, sus empresas y el Estado opresor”.

“El refugio Neumeyer representa intereses de la burguesía y el fascismo local a través del Club Andino Bariloche, coludido con parques nacionales, a la vez que el lugar colinda con la zona de inversión Petrolera de la Cuenca del Ñiriwau”, añade este grupo mapuche, que dice apoyar “todas las formas de lucha”, así como su “derecho a rebelarse” como “pueblo oprimido”.

Asimismo, dicen ser responsables de “la quema de plantaciones de pinos de la multinacional Bennetton en el noroeste de Chubut en diciembre del año pasado”, además del ataque contra el Consulado chileno en el departamento de Bariloche, entre otros hechos, según informan los medios locales.

“Resistiremos a sangre y fuego a las petroleras y mineras en el sur, y será nuestro objetivo consolidar una fuerza para echar mediante acciones concretas las ya instaladas, validando todas las formas de lucha, y el derecho a rebelarnos como pueblo oprimido. Negociar no es luchar”, apunta el comunicado.

En este sentido, reclaman a los Gobiernos de Argentina y Chile “la devolución del territorio usurpado” y, tras pedir al resto de la comunidad mapuche que se una a su causa, advierten de que seguirán actuando “como un brazo operativo de Comunidades del Puel Willi Mapu que mantiene ocupado el Estado argentino”.

Notimerica / Reuters

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here