Moscú, 8 ene (PL) El barco ruso de investigaciones Akademik Shokalski logró liberarse de las capas de hielo que le atenazaron en la Antártida durante dos semanas y navega hacia Nueva Zelanda, confirmó hoy el primer oficial, Nikolai Velichko.

Alcanzamos el mar abierto aproximadamente a las 9:20 hora de Moscú, declaró el oficial citado por la televisión rusa.

La embarcación navegaba a 11 nudos porque había niebla sin viento y la visibilidad solo alcanzaba hasta dos millas. Teníamos que movernos cuidadosamente con una sola máquina trabajando para evitar los témpanos de hielo que los medios técnicos detectaban, añadió.

Se espera que el Akademik Shokalski arribe el 14 de enero con sus 22 tripulantes al puerto de Bluff, en Nueva Zelanda.

El rompehielos chino Xue Long (Dragón de Hielo) también se liberó con seguridad de la zona helada y a velocidad de 15 nudos avanzó hacia el norte antes que nosotros, indicó la fuente.

La víspera, el capitán del Akademik Shokalski, Igor Kiseliov, reportó que un cambio del rumbo del viento formó una grieta en el hielo y permitió iniciar un lento desplazamiento hacia el norte.

Kiseliov Indicó que la embarcación se desplazaba a velocidad lenta, pero que en el momento de la comunicación ya había logrado recorrer más de 20 millas marítimas.

El 24 de diciembre último, el Akademik Shokalski reportó que estaba atrapado en una gruesa capa de hielo a mil 500 millas náuticas al sur de Tasmania y 100 al este de la estación antártica francesa Dumont D’Urville.

A su rescate partió el rompehielos de bandera australiana Aurora Australis, que logró acercarse hasta 10 millas náuticas de la nave varada, pero la mala visibilidad la obligó a retornar a mar abierto y alejarse hasta unas 18 millas, según medios de prensa rusos.

Tras varios intentos fallidos por las malas condiciones meteorológicas, el helicóptero del barco chino Xue Long logró evacuar el 2 de enero hacia el Aurora Australis a los 52 pasajeros que no formaban parte de la tripulación. Los turistas y científicos integraban una expedición privada para conmemorar el centenario de un viaje a la Antártida encabezado por el explorador australiano Douglas Mawson.

Uno de los objetivos del grupo era medir la variación de los hielos en la Antártida, así como otros estudios sobre la fauna y flora del continente helado.

La tripulación de 22 marineros decidió permanecer en la nave al considerar que no existía amenaza y que todo funcionaba según lo programado, indicó entonces Kiseliov.

El Akadémico Shokalski zarpó de Nueva Zelanda el 28 de noviembre con 22 tripulantes rusos y 52 pasajeros integrantes de la expedición conmemorativa privada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here