Aunque Michelle Bachelet no sea todavía la Presidente electa de Chile, la jornada del domingo fue claramente positiva para ella y la Nueva Alianza, coalición de partidos que van desde la Democracia Cristiana hasta el Partido Comunista, ya que además de darles un claro favoritismo para la segunda vuelta, les dio una mayoría importante en las dos Cámaras del Congreso.

El Servicio Electoral de Chile ya oficializó que Bachelet, miembro del Partido Socialista, y Evelyn Matthei, de Unión Demócrata Independiente, se enfrentarán en la segunda vuelta del 15 de diciembre. Los resultados, casi definitivos, de la primera vuelta le dieron a la ex Presidente un 46,67% de apoyo con 3.070.012 votos, por 1.645.271 y 25,01% de la candidata oficialista.

El porcentaje de Bachelet es mayor al que la propia candidata logró en la primera vuelta de 2005, y el obtenido por el actual Presidente Sebastián Piñera en 2009. Ambos ganarían en la segunda ronda.

A pesar de que la coalición de centro-izquierda todavía no puede celebrar haber vuelto al Palacio de La Moneda, sí puedan sonreír ante los resultados del Congreso. Quedando todavía algunos escaños por dirimir, la Nueva Mayoría ya aseguró 68 de los 120 puestos en la Cámara de Representantes por 48 de la Alianza, mientras que en el Senado ganaron un escaño más y su ventaja ahora será de 21 a 16 con un representante independiente.

“Sabíamos que el desafío de ganar en primera vuelta era complejo e hicimos un inmenso esfuerzo (…) Estuvimos muy cerca de lograrlo”, aseguró Michelle Bachelet tras conocer los resultados. “El país ha votado mayoritariamente por las propuestas que hemos hecho para Chile, para que sea de una vez por todas el país moderno, solidario y justo que todos queremos”, reseñó el diario El Mercurio.

Matthei por su parte aseguró que representa “un proyecto país que está por encima de la ideología (…) Las puertas de esta candidatura están abiertas a todos los que se quieran unir”. Dijo que las segundas vueltas son buenas porque “llaman a la moderación y a centrar los discursos”.

Mientras tanto, Marco Enríquez-Ominami y Franco Parisi, quienes finalizaron tercero y cuarto con 10,98% y 10,11% respectivamente, se mostraron críticos con las dos candidatas que definirán la Presidencia. El candidato Progresista aseguró que “No votaremos por el duopolio, yo no marco por la Concertación”, aunque añadió que había ganado la democracia y que apoyará una Asamblea Constituyente. El independiente Parisi fue más allá y aseguró que no votará en la segunda vuelta. “La señora Bachelet va a ser la Presidente, porque una persona mala como Evelyn Matthei no puede ser Presidente”.

La abstención rondó el 51% en las primeras elecciones voluntarias desde el regreso de la democracia, con un registro de votantes que creció notablemente desde 2009.

(UPI)

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here