(Reuters).- Las fuerzas armadas keniatas estrecharon el cerco sobre los islamistas que mantienen a un grupo de rehenes en un centro comercial de Nairobi, tres días después de que un ataque por parte de la organización somalí Al Shabaab causara la muerte de al menos a 62 personas.

No estaba claro cuántos hombres armados y cuántos rehenes hay todavía en el centro comercial Westgate, dos horas después de que una serie de fuertes explosiones y disparos fueran seguidos por una densa columna de humo negro que fue creciendo desde una parte del recinto.

El ministro del Interior de Kenia, Joseph Ole Lenku, dijo en conferencia de prensa que los atacantes armados habían provocado el humo al incendiar colchones en un supermercado del centro comercial, y agregó que dos de los “terroristas” murieron el lunes. Otro de los atacantes había muerto el sábado.

Los extremistas -todos hombres, aunque algunos llevaban ropas de mujer durante el ataque- proceden “de todo el mundo”, dijo el jefe militar de Kenia, quien añadió: “Estamos aquí combatiendo el terrorismo mundial”.

Autoridades de seguridad en el lugar habían dicho que las explosiones que se escucharon a la hora del almuerzo el lunes habían sido causadas por fuerzas kenianas que trataban de entrar después de que el presidente Uhuru Kenyatta rechazara el domingo la demanda de que sus tropas se retirasen de la vecina Somalia.

Pero el ministro del Interior dijo que no tenía información de que se hubiera producido una explosión y un portavoz militar no quiso hacer comentarios. Al Shabaab había advertido que mataría a los rehenes si la policía entraba.

Lenku dijo que la mayor parte del recinto estaba bajo el control de las fuerzas gubernamentales y que era imposible escapar.

 

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here