(UPI) — Enfrentamientos, robos y saqueos se vivieron la noche del martes en la ciudad y la provincia de Córdoba, en el centro de Argentina, debido al conflicto que mantiene la policía con las autoridades regionales.

Luego de hacer distintos reclamos por aumentos salariales, la Policía de Córdoba dejó las calles y se acuarteló este martes, generando un caos en las principales ciudades de la provincia, que llevó a que distintos comercios y supermercados fueron saqueados por la población.

En medio de los desórdenes se presentaron enfrentamientos entre quienes intentaban aprovecharse de la situación, y quienes buscaban defender armados sus comercios y hogares. Al menos un joven de 20 años perdió la vida y más de 100 personas resultaron heridas por los hechos violentos

La situación también ha dejado roces políticos. El gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, dijo que se había comunicado con el gobierno central para solicitar respaldo de las fuerzas de seguridad federales, algo que fue negado por el jefe de Gabinete de Cristina Fernández, Jorge Capitanich.

“En el marco de las autonomías provinciales, la seguridad pública es una de sus competencias, con lo cual se trata de una cuestión de carácter salarial que compete a Córdoba”, dijo el ministro refiriéndose a la gobernación. De la Sota indicó que se había comunicado con Buenos Aires, y vía Twitter realizó un llamado “urgente” a la mandataria.

A pesar de las diatribas, este miércoles se confirmó el envío de 2.000 efectivos de la Gendarmeríaa la provincia, tras la recepción de un fax con el pedido oficial a la Secretaría de Seguridad. Mientras tanto, algunos vecinos en Córdoba han tomado las calles para intentar custodiar sus barrios y urbanizaciones, en un día en el que han sido suspendidas las clases en colegios y universidades, y no han abierto establecimientos comerciales ni han sido convocados a trabajar los empleados públicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here