La nueva pauta anunciada por la empresa Nestlé subirá un 5% el precio pagado a productor a partir de enero 2014, lo cual es catalogado por Aproleche Osorno como absolutamente insuficiente. Esto en relación a la delicada coyuntura de precios generada por esta misma compañía a partir de septiembre, cuando determinó bajar en $30 pesos (-15%) el valor por litro de leche fresca.

Otro de los elementos en esta pauta de pago es la incorporación, a partir del mes de marzo, del parámetro urea en la leche, un elemento que dificulta aún más la transparencia en la determinación final del precio pagado a productor y que puede descontar hasta $3 por litro.

Al respecto, Dieter Konow, Presidente de Aproleche Osorno, comenta que “estos parámetros no son utilizados ni siquiera en los países lecheros más industrializados del mundo para determinar el precio, y hoy se los están exigiendo a los productores chilenos. Este índice en nada afecta al producto final, y sin embargo, aumenta sustancialmente los costos para los productores”.

“Hoy nos encontramos desolados. No hay un estamento político, asociativo y gubernamental, incluyendo al Presidente de la República, que no haya hecho notar su asombro y descontento por el accionar inconsistente de la empresa Nestlé para con nuestros productores”, señala Dieter Konow, presidente de Aproleche Osorno.

Los precios en el resto de la Industria.

Por su parte, la neozelandesa Fonterra, matriz de Soprole, anunció alzas a los productores en Nueva Zelandia hace meses, producto de exitosas transacciones comerciales y las buenas perspectivas del mercado mundial. Sin embargo, este fenómeno no se ha replicado en su filial chilena Soprole, produciéndose un desfase entre los precios pagados a productores internacionales, respecto de lo que reciben los productores chilenos.

“La pregunta que nos hacemos todos es por qué en Nueva Zelandia los colegas lecheros están recibiendo aprox. $252 por litro (35 pesos mas) 12 % más de lo que reciben nuestros productores, por un producto de calidad equivalente. Simplemente no hemos tenido una respuesta clara y transparente, y es lo mínimo que esperamos de Soprole”, recalca Konow.

Comenta el Presidente de Aproleche, que todos estos elementos atentan contra la relación entre productores e industriales: “construir confianzas demora muchos años, y actitudes como estas lo único que logran es enturbiar la relación que por años mantuvieron productores e industriales, de comunicación franca y clara. Estas condicionantes de precios impuestas por la industria nacional (Soprole, Watts y Nestlé), provocan una dependencia forzosa a los productores de leche locales, quienes no tienen otra opción que acatar las reglas de estos tres actores multinacionales”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here