Weitzler
Guillermo Morales

La Corte de Apelaciones de la ciudad chilena de Temuco anuló hoy el juicio que el pasado 25 de octubre absolvió a once comuneros mapuches imputados por el homicidio de un matrimonio de agricultores, que murieron calcinados por el incendio intencional de su casa en enero de 2013.

Cementerio Parque Esperanza

Según informaron fuentes judiciales, el tribunal de alzada de Temuco, a 672 kilómetros al sur de Santiago, acogió por unanimidad los recursos de nulidad presentados por el Ministerio Público, la familia de las víctimas y el gobierno regional de La Araucanía, contra la decisión del tribunal oral en lo penal de la misma ciudad que exoneró a los comuneros.

En la madrugada del 4 de enero de 2013, un número indeterminado de encapuchados atacó a tiros e incendió la casa en que vivían Werner Luchsinger y su esposa Vivianne Mackay, ambos septuagenarios, que murieron calcinados durante el asalto, ocurrido en el sector rural de la localidad de Vilcún, en las cercanías de Temuco.

La resolución de la Corte de Apelaciones supone la celebración de un nuevo juicio contra los once imputados, que deberá comenzar antes de 60 días y con jueces distintos a los que integraron el tribunal la primera vez.

En el juicio anterior, el tribunal oral en lo penal de Temuco determinó que las pruebas presentadas por la Fiscalía fueron insuficientes para probar la participación de los comuneros en el incendio, que acabó con la vida de los ancianos.
Los jueces argumentaron que el testimonio del principal testigo de la Fiscalía, José Manuel Peralino, uno de los imputados que incriminó a los otros, era contradictorio e incluso mostraba “vicios de legalidad”.

El subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, expresó la conformidad del Gobierno con la decisión de la Corte de Apelaciones de Temuco.

Aleuy recordó que “el caso Luchsinger es un asesinato que se produjo en el país y fue lo suficientemente conocido. Estamos conformes con el hecho de que se haya dictado una sentencia de nulidad”, añadió.

La autoridad manifestó el deseo del Ejecutivo de que el próximo gobierno pueda continuar con este esfuerzo considerando que el nuevo juicio oral se desarrollará en dos meses más, cuando la administración del presidente electo Sebastián Piñera ya esté en La Moneda.
En tanto, el fiscal nacional, Jorge Abbott respaldó el trabajo de los persecutores liderados por el jefe regional de La Araucanía, Cristián Paredes, al asegurar que tiene “confianza en el equipo que ha llevado adelante esta investigación y la tramitación de la causa”.
El fiscal añadió que tiene confianza en el equipo que ha llevado adelante esta investigación y la tramitación de la causa. “En consecuencia, también tenemos confianza en que podremos revertir el fallo absolutorio”, aseveró.

Entre los procesados estaba la machi (chamán) Francisca Linconao, una autoridad religiosa de su comunidad, a quien se acusaba de ser la ideóloga del ataque al matrimonio Luchsinger Mackay.

La Fiscalía sostuvo que en la vivienda de Linconao, en la localidad de Padre Las Casas, se realizó una reunión de coordinación en la que participaron los once imputados.
“Nosotros como mapuches no tenemos justicia, los ricos tienen justicia porque tienen plata y compran a los jueces, y entonces por eso hacen esto”, dijo a los periodistas la machi Linconao.

La werken (mensajera) Ingrid Conejeros señaló en rueda de prensa que este fallo raya en la irregularidad y raya en el sesgo racista que existe en la Corte de Apelaciones de Temuco.

Conejeros sostuvo que es un atropello gigantesco en cuanto a lo que se establece como justicia para estas 11 personas y que vulnera toda garantía procesal y de estado de derecho. Hizo un llamado a la solidaridad frente a lo que se viene.

Jorge Guzmán Tapia, uno de los abogados defensores señaló que el fallo conocido este viernes, “es algo que no debiera sorprender a nadie, es parte de las reglas del juego y por lo menos por parte de la defensa sigue existiendo la convicción que a este juicio la Fiscalía llegó sin pruebas”.

“Como defensa uno camina tranquilo hacia la realización de un nuevo juicio a la espera de tener el mismo resultado absolutorio y que continúe la libertad de los comuneros injustamente encarcelados”,enfatizó Guzmán.

En el sur de Chile existe desde hace décadas un conflicto entre algunas comunidades mapuches que reclaman la propiedad de tierras ancestrales y las empresas privadas que las poseen legalmente, situación que ha derivado en los últimos años en la muerte de varios comuneros, policías y agricultores.

Tras conocerse la anulación del juicio, el abogado de la familia Luchsinger, Carlos Tenorio, se manifestó conforme con la resolución: “Es una resolución que nos satisface, pensamos que en el juicio se cometieron una serie de infracciones y que dan mérito al recurso interpuesto”, comentó a los periodistas.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA