(Reuters).- Alemania enviará a sus máximos jefes de inteligencia a Washington la semana próxima para buscar explicaciones de la Casa Blanca, luego de las revelaciones de que funcionarios de seguridad estadounidenses intervinieron el teléfono móvil de la canciller Angela Merkel.

Merkel ha exigido que el presidente Barack Obama no sólo se disculpe, sino que tome acciones, después de las acusaciones de que la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés) accedió a decenas de miles de registros telefónicos franceses y realizó un seguimiento del teléfono celular de la líder alemana.

“Hablaremos con los estadounidenses para aclarar las cosas lo más rápido posible”, dijo el segundo portavoz del Gobierno alemán, Georg Streiter.

“Una delegación de alto nivel viajará para sostener las conversaciones con la Casa Blanca y la Agencia de Seguridad Nacional a fin de realizar una investigación sobre las recientes acusaciones”, agregó en una rueda de prensa.

Berlín despachará a los jefes de su agencia de inteligencia extranjera, BND, y de la contraparte doméstica, BfV. El jefe de personal de Merkel, Ronald Pofalla, quien es responsable por los servicios de espionaje del país, también podría estar presente.

En declaraciones durante una cumbre de la UE el jueves, Merkel dijo que la supuesta intervención había afectado la confianza con Estados Unidos.

La canciller exigió que Washington firmara un acuerdo de “no espionaje” con Berlín y París antes de fines del año, al decir que estas actividades contra sus aliados más cercanos de la UE debían detenerse.

La Casa Blanca ha negado que Estados Unidos esté interceptando las comunicaciones de Merkel, pero funcionarios en Washington se han rehusado a especificar si lo hicieron en el pasado.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here