El presidente boliviano, Evo Morales, ha expresado este lunes su deseo de retomar el diálogo bilateral con Chile para determinar el uso de las aguas del Silala, aunque indicó que por medio se encuentra la demanda marítima, planteada ante el Tribunal de Justicia Internacional (CIJ) de La Haya en contra de ese país por una salida soberana al mar.

Según la posición del gobierno boliviano, el agua del manantial del Silala proviene de bolsones de agua que fueron desviados artificialmente por Chile hace más de 100 años. Por su parte, las autoridades chilenas insisten en que el Silala es un río internacional.

El tema de las aguas del Silala forma parte de la agenda de 13 puntos que Bolivia discute con Chile desde 2006, y que se estancó a causa del enfriamiento del diálogo entre ambos países.

“Mi pedido es que trabajemos con mucha actualidad, a ver si ahora podemos retomar estas negociaciones que hicimos. No se trata de vender agua, sino de cómo más bien repongan de alguna manera todo lo que aprovechó Chile con el tema del agua”, dijo Morales.

En conferencia de prensa en Potosí, adonde asistió para celebrar los 204 años de la gesta libertaria de ese departamento, el presidente boliviano dijo que en la primera gestión de la presidenta chilena, Michelle Bachelet, Chile quería pagar un porcentaje por el uso de las aguas, pero entonces, el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) se opuso.

El presidente manifestó que son muchos los temas pendientes que se tienen con el Gobierno de Chile, y que él quisiera retomar de manera bilateral, pero insistió en que de por medio está el tema del mar, en cuyo aspecto saludó la unidad del pueblo boliviano.

Según el Gobierno boliviano, en 2009, los gobiernos de Chile y Bolivia, a través de sus vicecancilleres, llegaron a un acuerdo que establecía que Chile pagaría por el 50% del uso de las aguas hasta que un estudio defina el tema.

Las aguas manantiales del Silala que, nacidas en territorio boliviano, abastecen varias ciudades del norte de Chile y el yacimiento cuprífero de Chuquicamata, fueron conducidas por un sistema artificial de acueductos al vecino país en 1906 sin contraprestación alguna, según la versión del Gobierno boliviano.

Las fuentes de las aguas del Silala están ubicadas en el Cantón Quetena, provincia Sur Lipez del departamento de Potosí, en una hoyada, y las vertientes se encuentran ubicadas a unos 5 kilómetros de la frontera con Chile.

EP Notimerica

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here