La Corte Suprema acogió un recurso de protección presentado por funcionarias de Gendarmería que fueron grabadas con una cámara oculta en el sector de duchas del Centro Penitenciario Femenino de Antofagasta.

El máximo tribunal del país ordenó a la institución penal el retiro y desactivación del dispositivo.

La Tercera Sala del organismo estableció que el actuar irracional de Gendarmería amenaza la vida privada y el derecho a la honra de las funcionarias.

En fallo unánime se estableció que “la conducta de la recurrida aparece desprovista de la debida razonabilidad, por cuanto no alcanza los estándares suficientes de seriedad que le son exigibles precisamente en su condición de institución jerarquizada, disciplinada y obediente”.

En la misma línea, se agrega que “además de verificarse una afectación a la vida privada de las recurrentes, se concreta una perturbación, cuando menos en grado de amenaza, a su honra”.

Por lo mismo se concluye “revocar la sentencia apelada del 9 de julio de 2018, dictada por la Corte de Apelaciones de Antofagasta, y, se acoge el recurso de protección deducido, disponiéndose que Gendarmería arbitrará las medidas para el efectivo retiro y desactivación de la cámara”.

Finalmente, se ordena también asegurar “la reserva y control de las imágenes capturadas con la misma, y dispondrá su entrega al Ministerio Público para los fines a que hubiere lugar”.

SurNoticias.cl

DEJA UNA RESPUESTA