Las acciones chinas cerraron estables este martes, luego de que los inversores hicieron caso omiso de unos datos económicos optimistas que sugieren cierto éxito en los esfuerzos de Pekín por estimular a la segunda economía más grande del mundo.

El referencial CSI300 de las principales acciones que cotizan en Shanghái y Shenzhen cayó un 0,1 por ciento, a 3.260,33 puntos, mientras que el índice compuesto de Shanghái ganó un 0,1 por ciento a 3.023,51 unidades.

Las acciones chinas de primer orden registraron el lunes su mayor declive en tres meses, en línea con un fuerte retroceso en los mercados globales por el temor a una posible subida de las tasas de interés en Estados Unidos la próxima semana.

La producción industrial de China creció en agosto a su ritmo más acelerado en cinco meses, mientras que las ventas minoristas también superaron las expectativas, pero los inversores y analistas tenía algunas dudas sobre si el impulso mejorado será sostenible.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here