Tras la crisis ocasionada por el virus ISA en 2007, lo que ha derivado en una mayor regulación sanitaria con el consiguiente aumento en los costos de producción, la industria salmonera chilena admite pérdidas anuales millonarias, de acuerdo al director de SalmonChile, Pablo Baraona.

Baraona señala que les pérdidas anuales de la industria llegan a los 700 millones de dólares y que el país vive “un momento de crisis”.
En relación a la normativa sanitaria, el directivo gremial y socio de Salmones Aysén, “está equivocada, y no lo digo solo yo, sino que también otras personas”.

Además recalcó que Salmones Aysén no tiene problemas sanitarios con los salmones del Atlántico y del Pacífico, y tampoco los tiene Cupquelán, “pero aquí se está haciendo ver que la industria sufre de problemas sanitarios de forma generalizada”, añadió.

Estas declaraciones las hizo al medio electrónico El Pulso.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here