Guillermo Morales
Weitzler

Cerca de 500 dirigentes de la pesca artesanal de distintas regiones del país participaron el pasado viernes 30 de septiembre del Segundo Ampliado Consultivo Nacional de la Conapach, realizado en la ciudad de Puerto Montt, Región de Los Lagos, con el objetivo de analizar cambios a la Ley de Pesca, desde donde emanó una declaración de principios cuyos lineamientos se basan en el trabajo desarrollado con las organizaciones de bases, quienes aseguraron que, de no ser tomados en cuenta, comenzarán actividades de protesta.

Cementerio Parque Esperanza

La asamblea fue presidida por los directores nacionales de la Conapach en conjunto con el presidente de la Mesa Regional de Pescadores Artesanales de Los Lagos, en la que se trabajó punto por punto los temas más sensibles para los sectores algueros, pescadores bentónicos, demersales, pelágicos y trabajadores de tierra.

Los dirigentes en su conjunto apuntaron a que el Gobierno debe terminar con las prácticas que ponen en riesgo el colapso de los recursos, como el arrastre, y priorizar la pesca artesanal para el consumo humano, entre otras medidas que se describen a continuación:

“Los pescadores artesanales reunidos en diferentes ampliados consultivos realizados en Iquique (Región de Tarapacá), Mejillones (Región de Antofagasta), Caldera (Región de Atacama), Quellón, Ancud, Estaquilla (en la Región de Los Lagos), Coronel (Región del Biobío), Valparaíso (Región de Valparaíso), hemos establecido una propuesta nacional de cambios profundos a la Ley de Pesca, ya que se debe terminar con los privilegios a favor de la industria y con aquellas normativas que están ahogando al sector artesanal como las caducidades en el Registro Pesquero Artesanal y la regionalización a todo evento.

Los asociados a la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (Conapach) reclamamos al Gobierno y el Congreso que la revisión de la Ley de pesca se enfoque en las demandas del sector artesanal.

Esta declaración, construida desde las bases, de todas las categorías y pesquerías artesanales, representa aspiraciones reales del sector. No podemos tolerar que nuevamente se use a los pescadores y a su movimiento para promover medidas que no van en su beneficio, como la licitación de las cuotas o las cuotas individuales.

Los pescadores emplazamos al Gobierno y a la Nueva Mayoría a incorporar las siguientes cambios en la propuesta de modificación legal que se presentará al Congreso:

1. Si se quiere apoyar a la pesca artesanal, la reforma a la ley debe centrarse en el fraccionamiento y la redistribución artesanal y no en la licitación, es decir, más cuotas para los artesanales y distribución equitativa entre las regiones.

2. La Conapach propone que el 15% de la cuota industrial que se licitará se destine por ley a la pesca artesanal, al consumo humano y sin licitación.

3. Se elimine la cuota del 1% para los dueños de plantas de proceso, ya que ellos hoy se abastecen de la pesca artesanal, no son armadores.

4. Se declare la reineta y la jibia 100% artesanal como una forma concreta de avanzar en la eliminación del arrastre, redistribuyendo las cuotas en la flota artesanal del país.

5. Eliminación del traspaso de cuotas desde el sector artesanal al industrial.

6. Se discutan las macrozonas para la pesca artesanal integrando acuerdos relevantes de los actores de estos territorios mediante administración y decisiones autónomas.

7. Se modifique el Registro Pesquero Artesanal: Causales de caducidad, vacantes y se eliminen las resoluciones 3115 y 418 de la Subpesca (Subsecretaría de Pesca y Acuicultura) que divide a los pescadores artesanales.

8. Que se dé movilidad al Registro cumpliendo con las listas de espera y llenado de vacantes.

9. Se dote de mayores facultades a los comités de manejo para que tengan capacidad resolutiva.

10. Se elimine la licitación de la cuota artesanal de bacalao y de la cuota de carnada.

11. La administración de las pesquerías bentónicas debe reconocer la unidad básica del armador, asistente de buzo y buzo, y no implementar cuotas individuales.

12. El régimen de áreas de manejo debe simplificarse en su administración y debe reconocerse la historia de desembarque de cada pescador.

13. Debe restituirse el derecho de los recolectores de orilla a participar en la categoría de armadores, porque las utilizan en el cultivo de pelillo, entre otras actividades.

14. La obligación de tender al Rendimiento Máximo Sostenible (RMS) está afectando el desarrollo social de la pesca artesanal. Las decisiones en esta materia deben estar sometidas a la ejecución de mayores estudios científicos que avalen dichas decisiones.

15. Se establezca un sistema de seguridad social adecuado a la realidad de la pesca en el país.

16. Se prohíba que cuota de alta mar comprada a terceros países se autorice capturar dentro de las 200 millas.

17. Cuotas o pesquerías asignadas a la pesca artesanal no sean administradas bajo el modelo de la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur (ORP-PS)”.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA