Weitzler
Guillermo Morales
Guillermo Morales
Hotel Parque Quilquico

La Iglesia Católica chilena anunció que planteará al papa Francisco un “plan de renovación”, que podría involucrar la expulsión de obispos, durante el viaje que harán una treintena de prelados chilenos a Roma en mayo próximo para analizar el caso del obispo Juan Barros.

Cementerio Parque Esperanza

“Tenemos un encuentro con el papa y nosotros mismos vamos a proponerle un plan de renovación de la Iglesia (…) Es posible que el papa le pida a algunos obispos que dejen su diócesis”, aseguró el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Santiago Silva, a radio Cooperativa.

Las declaraciones del religioso se producen después de la carta que dio a conocer ayer el pontífice, en la que reconoció haber cometido “graves equivocaciones de valoración” sobre las acusaciones de encubrimiento de abusos sexuales que pesan contra Barros, y pidió “perdón” a las víctimas.

Silva, que ayer admitió “no haber hecho lo suficiente” en el caso del obispo Barros, afirmó este jueves que la Iglesia debe “hacerse cargo de la situación, con mucha responsabilidad, ser muy audaces para buscar soluciones y salir adelante”.

“Tiene que haber una solución drástica, fuerte e intensa, eso sin lugar a dudas. Aquí no se trata solo de un matiz de superficie, aquí se trata de meterse en el núcleo de la dificultad, de la crisis, de solucionarla”, añadió.

Francisco, que en enero defendió a Barros, envió una misiva a los obispos chilenos después de recibir el informe del arzobispo maltés Charles J. Scicluna, quien viajó a Chile para escuchar los testimonios de las víctimas de los abusos.

Tras leer el informe, que recoge 64 testimonios, el papa pidió “la colaboración y asistencia” del clero chileno “en el discernimiento de las medidas que a corto, medio y largo plazo deberán ser adoptadas para restablecer la comunión eclesial”.

Juan Barros, nombrado obispo en marzo de 2015 por el pontífice, fue acusado en Chile de encubrir los casos de abusos sexuales cometidos por Fernando Karadima, un influyente párroco de la iglesia de El Bosque, ubicada en un barrio acomodado de Santiago.

Francisco expresó su apoyo a Barros durante su visita a Chile y calificó las acusaciones contra el obispo de “calumnias”, aunque luego se retractó.

Santiago Silva aseguró que el papa “recibe un cúmulo de información de diferentes niveles”, pero resaltó que la Conferencia Episcopal de Chile “oportunamente dijo lo que tenía que decir”.

El religioso explicó de esta forma la denuncia por la “falta de información veraz y equilibrada” que hizo el papa en su carta, difundida el miércoles en el Vaticano. EFE

SurNoticias.cl

DEJA UNA RESPUESTA