SurNoticias.cl
Patagonia RadioTV
Hotel Parque Quilquico

Durante la semana 9, hubo un rayo de esperanza para el mercado de las uvas de mesa importadas en la costa este de EE. UU., que sugería que este estaba comenzando a recuperarse de su caída y a avanzar a un ritmo más enérgico. Sin embargo, una semana después, los almacenes siguen saturados de uvas de mesa de diversas edades y condiciones, que se ofrecen en un mercado en continuo letargo y con precios muy variados. Siguen quedando muchas frutas que no cumplen los requisitos ni siquiera de las cadenas de supermercados más tolerantes y que habrá que donar a bancos de alimentos, tirar a la basura o destinar a los mercados mayoristas, que también están saturados y sufren para distribuir su volumen. De hecho, los esfuerzos por evitar el mercado mayorista enviando frutas de escasa calidad a las cadenas de supermercados podrían ser la causa del mercado tan desganado que hay en la costa este de EE. UU.

Al cierre de la semana 9, Chile había exportado 18,4 millones de cajas de uvas de mesa a la costa este de EE. UU., lo que supone un 68% más que en el mismo periodo de la temporada anterior. Asimismo, el volumen total de Flame es un 61% superior, mientras que el de Sugraone aumentó un 35% y el de Thompson Seedless se disparó un 94% con respecto al año anterior en la misma fecha. Por último, la costa este recibió el triple de Crimson que en el mismo periodo de la temporada anterior.

Esta semana, las Flame chilenas en buenas condiciones se venden a entre 16 y 18 $ las de calibre extra grande (900), a entre 14 y 16 $ las grandes (700) y a entre 10 y 12 $ (sobre todo a 10 $) las de calibre mediano-grande (500). Las uvas menos firmes y visiblemente más antiguas se venden más baratas y, en el mercado mayorista, prácticamente se regalan. Las Flame interesan cada vez menos a los supermercados, que demandan cada vez más Crimson o cualquiera de las nuevas variedades tardías rojas. Por lo tanto, a las Flame se les acaban las oportunidades.

Las ventas de Crimson coinciden con las expectativas habituales. A finales de la semana 10, su precio era de entre 22 y 24 $ las de calibre extra grande (900), de entre 20 y 22 $ las de calibre grande (700) y de entre 18 y 20 $ las de calibre mediano (500). Seguirán llegando Crimson durante las próximas semanas, pero puede que a un ritmo menor, ya que la coloración de las frutas ha sido más bien lenta.

Del mismo modo, los precios de las uvas blancas sin pepitas han estado sufriendo la presión combinada de los cargamentos chilenos, las existencias peruanas y la indiferencia del mercado. Esta semana, con una demanda entre ligera y moderada, los buenos lotes de Sugraone peruanas y Thompson Seedless chilenas se venden a entre 18 y 20 $ las de calibre extragrande (900), a entre 16 y 18 $ (sobre todo 18 $) las grandes (700) y a entre 12 y 14 $ (sobre todo 14 $) las de calibre mediano-grande (500).

DEJA UNA RESPUESTA