Hotel Parque Quilquico
Guillermo Morales
SurNoticias.cl

La justicia rumana determinó esta mañana acoger la solicitud de extradición del ingeniero comercial Rafael Garay, quien tras esta decisión deberá volver a Chile.

Desde el Ministerio Público se había solicitado la extradición del inversor, quien fue formalizado en ausencia por el delito de estafa reiterada.

Esta mañana, tras llegar a la Corte de Brasov, Garay aseguró que no apelaría a la decisión del tribunal y además reiteró que no confía en la justicia chilena.

Tras el termino de la audiencia Garay regresará al centro de detención donde se encuentra en prisión preventiva y volvería a Chile a más tardar el próximo 18 de marzo.

Antecedentes del caso

El pasado 24 de noviembre Rafael Garay fue formalizado en ausencia, en dicha instancia fue acusado de haber estafado a 36 personas por un monto total de $1.748 millones de pesos a través de la empresa inversora Think & Co. donde él era el principal administrador.

En dicha oportunidad la jueza, que aceptó que la Fiscalía solicitara la extradición, afirmó que “el imputado desplegó una conducta engañosa que provocó un error en las víctimas a consecuencia de las cuales estas efectuaron actos de disposición patrimonial que les provocaron un perjuicio”.

Además indicó que Garay tuvo una conducta engañosa que se basó en “desplegar una maquinación y aparentar la existencia de una empresa de inversiones con cualidades que en realidad no existían”.

Cabe recordar que el caso de Garay comienza cuando su núcleo familiar presenta una acción por presunta desgracia después de haber perdido el contacto con el autodenominado economista, quien supuestamente había viajado a Francia por un tratamiento para el cáncer que sufría.

A los días se dio a conocer que Garay se encontraba en Rumania y que nunca viajó para tratarse el supuesto cáncer. En ese momento comenzó la búsqueda del ingeniero comercial desde Policía Internacional, hasta que finalmente es encontrado en la ciudad de Brasov, donde fue detenido.

SurNoticias.cl

DEJA UNA RESPUESTA